Escucha esta nota aquí

En las últimas semanas el mundo fue testigo de una situación bastante misteriosa: al menos siete monolitos desconocidos aparecieron, sin ninguna explicación, en cuatro lugares completamente distintos y alejados.

El más reciente fue descubierto en una playa de la británica Isla de Wight, situada en el sur de Inglaterra.

Varios testigos relataron a medios británicos que descubrieron el extraño bloque metálico en la playa de Compton, en la costa oeste de la isla, durante el fin de semana, y proporcionaron fotos para respaldarlo. 


Otro había sido hallado, supuestamente en Chía, Cundinamarca (región central de Colombia cercana a Bogotá), y tenía un color dorado que despertó muchas dudas en las redes sociales.



El anterior fue encontrado por un grupo de excursionistas el 2 de diciembre en el pico de la ruta de senderismo Pine mMountain Loop, ubicado en la ciudad de Atascadero, en California (Estados Unidos).



Una cuarta estructura fue encontrada en Rusia en la reserva natural Kondukí, en la región rusa de Tula.

Antes, el 26 de noviembre, otro monolito metálico de 4 metros fue encontrado en Batca Doamnei Hill, en la ciudad de Piatra Neamt (norte de Rumania) por una persona que salió a trotar por la zona y se topó con él.

España no se quedó sin su monolito. En Ayllón, Segovia, apareció uno sobre las ruinas de la antigua iglesia de Santiago.

El monolito aparecido en el pueblo español es idéntico al aparecido en Utah (EEUU) hace unas semanas y que comenzó esta particular euforia.

El Ayuntamiento de Ayllón informó que, mientras no se conozca su sentido y los efectos de la aparición, solicitan a la gente que "evite ir a visitarlo", después de que a lo largo de este lunes cientos de personas estén acudiendo al lugar.
"Es una zona que no está preparada para ello y puede ser perjudicial y peligroso", advirtió el Ayuntamiento, que ha recordado que "cerca hay laderas por las que una persona podría caer".

Relación

Una de las hipótesis más fuertes estaba relacionada con la película ‘2001: una odisea en el espacio’. En el filme un monolito parecido aparece por primera vez en la Tierra, en África, hace tres millones de años. 

Arthur C. Clarke, autor del libro en el que se basa la producción, lo describía como un objeto o ente "que planta en la tierra una fuerza extraterrestre y muy superior a nosotros".

Supongo que es un artista de la nueva ola o algo o, ya sabes, alguien que era un gran seguidor de' 2001: una odisea del espacio”, dijo a ‘CNN’, a manera de hipótesis, Bret Hutchins, piloto de la misión del Departamento de Seguridad Pública de Utah que halló el monolito.

Colectivo de artistas se lo atribuye
Aunque las estructuras levantaron hipótesis vinculadas a teóricos de conspiración, las obras han sido atribuidas a The Most Famous Artist, un grupo de artistas a escala mundial que se define como una comunidad producto de la creatividad. El colectivo publicó en su cuenta en Instagram fotos de las piezas y del proceso de elaboración de las mismas.

Como lo afirmó Matty Mo, la cara detrás del colectivo, a la cadena ABC NEWS, The most famous artist es una idea. Detrás de este concepto, todo aquel que crea ser el artista más famoso, es el artista más famoso; así, quien crea en esta premisa va a poder llegar a ser eso que imagina”. 

Mo es conocido por sus trabajos que critican y cuestionan el valor o el significado del arte, y la exageración del coleccionismo. Mo y sus colaboradores también han hecho intervenciones conocidas como cambiar el cartel de "Hollywood" de Los Ángeles por "Hollyweed".

En Instagram existe un marcada presencia de artistas vinculados a las redes sociales, de ahí se entiende que la atribución de los monolitos se haya hecho a través de esta plataforma digital.


Comentarios