Escucha esta nota aquí

En momentos en que Guayaquil, el epicentro de la pandemia de coronavirus en Ecuador, se prepara para relajar sus medidas de confinamiento a partir de mañana por la disminución de casos (cuenta con 13.097 casos y 1.238 muertos), la tensión se traslada a Quito, la capital del país.

Ahora la preocupación de las autoridades ecuatorianas está en Pichincha y, concretamente, en Quito. Ello se debe, según reporta el diario Cero Latitud, a que entre el 11 y el 18 de mayo, la región pasó de 2.071 casos confirmados a 2.681, casi un 30% más, y de 106 a 216 fallecidos, un 103% más.

Se trata del mayor incremento que ha sufrido la ciudad desde el 21 de marzo, cuando las autoridades sanitarias confirmaron la primera víctima de esta enfermedad en Quito, de acuerdo con Primicias, diario que también reflejó la declaración del alcalde, Jorge Yunda, quien afirmó que el crecimiento es preocupante porque significa que el virus ronda con fuerza en toda la ciudad, aunque reconoció que “esperaba este techo durante estas semanas”, sobre todo el pico máximo que prevén que se dé el 26 de mayo.

En Ecuador se registran 34.151 y 4.531 personas han fallecido de Covid-19, así lo confirmó este martes el Comité de Operaciones de Emergencia Nacional (COE) en el Boletín N.° 82, mencionado por El Comercio.

Por otra parte, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, anunció que esta semana se generalizarán las pruebas diagnósticas gracias a las donaciones realizadas por el sector privado. La intención del Gobierno es hacer al menos 170 test por hora, cita el diario Cero Latitud.

Asimismo, el presidente Lenín Moreno expresó en Twitter: “Ninguna guerra ni desastre natural que ha sufrido el país a lo largo de su Historia ha sumado tantas pérdidas humanas y económicas como las que hoy vivimos. 12.000 millones de dólares y 150.000 empleos perdidos”.