Escucha esta nota aquí

En el brote de coronavirus en la planta procesadora de carne Tönnies en Rheda-Wiedenbrück, 1.029 empleados han dado positivo por el virus. Así fue anunciado por el administrador del distrito del distrito de Gütersloh, Sven-Georg Adenauer, ayer sábado en Gütersloh.

Adenauer dice que se han realizado un total de 3.127 test. Él enfatizó: "No tenemos un aumento significativo de casos de coronavirus entre la población general. Si no tuviéramos el caso en torno a la compañía Tönnies, tendríamos un curso normal en el distrito de Gütersloh". "Tenemos buenas posibilidades de evitar un confinamiento, en la población en general no se registran elevados casos de contagio. Lo que pasa en la industria cárnica es una excepción", afirmó.

La fábrica en Rheda-Wiedenbrück es la compañía de carne más grande de Alemania. Lleva 14 días cerrada, dijo el jefe del equipo de crisis, Thomas Kuhlbusch. El trabajo de seguimiento todavía es posible en condiciones de cuarentena de trabajo. Esto significa que los empleados pueden moverse entre el trabajo y el lugar de residencia, exclusivamente. "La confianza que depositamos en Tönnies es cero, tengo que decirlo muy claramente", añadió Kuhlbusch, después de explicar que la empresa no fue capaz siquiera de proporcionar la dirección de más de mil de sus empleados.

Unas sesenta personas protestaban contra la compañía el sábado por la tarde frente a la compañía en Rheda-Wiedenbrück. "Estamos aquí, hacemos ruido robas los derechos de las personas", gritaban los manifestantes. Numerosas personas sostuvieron carteles que decían: "Detengan el sistema Tönnies" y "Los animales no son una mercancía".