Escucha esta nota aquí

El gobierno militar birmano, que tomó el poder en un golpe de Estado, ordenó este jueves (04.02.2021) a las compañías de telecomunicación el bloqueo del acceso a Facebook, en medio de campañas de desobediencia civil y de protestas en la segunda ciudad más grande del país.

"Las operadoras de telecomunicación en Birmania han recibido la orden de bloquear temporalmente Facebook. Instamos a las autoridades a restablecer la conectividad para que las personas en Birmania puedan comunicarse con familiares y amigos y acceder a información importante”, indicó una portavoz regional de la red social.

El portal NetBlocks, que se encarga de vigilar el acceso de las comunicaciones informáticas en todo el mundo, confirmó que Facebook y otras plataformas dependientes de la matriz, como Instagram o Facebook Messenger, han sido restringidas por la operadora MPT, de copropiedad pública y controlada por el gobierno.

La compañía privada Telenor también muestra un descenso en el acceso a la red social, apunta NetBlocks.

En un comunicado, Telenor, con sede en Noruega, confirmó que el Ministerio de Comunicaciones e Información, ahora controlado por los militares, ha solicitado a "todos los operadores de telefonía móvil y de internet" bloquear Facebook.

Con cerca de 53 millones de usuarios registrados en Facebook, esta red social es predominante en el país y muchas personas la utilizan para informarse.

La asonada militar ha generado en el país un incipiente movimiento de desobediencia civil al que se ha unido personal sanitario de más de 70 hospitales y centros médicos de Birmania que rechazan trabajar para una dictadura.

Miles de residentes de Rangún, la antigua capital y ciudad más poblada del país, también protestaron anoche por segundo día consecutivo contra el golpe de Estado con ruidosas caceroladas. Mientras en Mandalay, la segunda ciudad del país, decenas de personas protestaron en las calles contra el golpe militar.

Los militares forzaron el lunes la declaración del estado de Emergencia para hacerse con el poder al alegar un supuesto fraude masivo en las elecciones generales celebradas en noviembre y donde la Liga Nacional para la Democracia (LND), encabezada por la Nobel de la Paz Aung Sann Suu Kyi, arrasó en las urnas.

Ayer, la policía presentó cargos contra Suu Kyi, depuesta como Consejera de Estado, y contra Win Myint, el depuesto presidente, y los mantiene detenidos.

jc (afp, reuters)

Comentarios