Escucha esta nota aquí

Europa sigue abriéndose, volviendo poco a poco a la “vieja” normalidad. Ayer lunes las medidas más importantes llegaron desde el Reino Unido, que levantó las restricciones impuestas por el coronavirus.

A partir de ahora los británicos podrán nuevamente cenar en un restaurante, ir al pub o ver un partido de fútbol en el estadio. Las reuniones en casa están de nuevo permitidas -pero limitadas a seis personas o dos hogares como máximo-, al igual que las vacaciones en el extranjero, aunque solo algunos destinos están exentos de la cuarentena al volver.

La situación sanitaria del Reino Unido, el país más afectado por la pandemia en Europa (casi 128.000 muertes), ha mejorado gracias a un confinamiento estricto y una campaña de vacunación que ha cubierto el 40% de la población adulta.

El primer ministro británico, Boris Johnson, habló de un nuevo “hito” pero pidió que se abordara con “una gran dosis de precaución” sobre todo por la propagación de la variante india, “bajo estrecha vigilancia”.

Francia también está a punto de recobrar parte de su libertad gracias a que la epidemia cede y a una campaña de vacunación que ya benefició con al menos una dosis a 20 millones de personas.

A partir de mañana miércoles, el toque de queda en Francia se retrasará de las 19:00 a las 21:00 horas y se reabrirán, con aforo reducido, cines, museos, teatros, zoológicos y todos los comercios. También abrirán las terrazas de bares y restaurantes, al 50% de su capacidad.

El parque Disneyland París, cerrado desde el 30 de octubre, reabrirá el 17 de junio.

Se espera que la campaña de vacunación en Europa se vea favorecida por la nueva medida adoptada ayer lunes por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que aprobó que la de Pfizer/BioNTech pueda conservarse durante un mes en el frigorífico, y no solo cinco días, como ocurría hasta ahora.

Desde España también llegan buenas noticias
. Los contagios bajan día a día a medida que aumenta la población que ha recibido al menos una dosis de vacuna, aunque las autoridades sanitarias mantienen la prudencia sobre los efectos del fin del estado de alarma y cuándo se reducirán las medidas.

Comentarios