Escucha esta nota aquí

Reino Unido y la Unión Europea anunciaron este jueves que lograron un acuerdo comercial in extremis, a una semana de su separación definitiva, que evitará una ruptura brusca, el llamado "brexit duro”, que habría llevado a someter sus relaciones a las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), lo que habría tenido caóticas consecuencias para unas economías ya muy golpeadas por la pandemia.

"Hemos firmado el primer acuerdo de libre comercio basado en cero aranceles y cuotas que se ha logrado con la UE", se congratuló una fuente del gobierno británico. La noticia, retrasada durante todo el día por problemas de última hora sobre las cuotas pesqueras, fue anunciada al mismo tiempo por una fuente europea en Bruselas. Poco después, el premier británico, Boris Johnson, confirmaba la noticia a través de Twitter.

"El acuerdo está hecho", escribiño escuetamente Johnson, que luego aseguró por medio de un discurso que el acuerdo permitía a Reino Unido retomar el control de su destino, al tiempo que aseguraba a las empresas británicas la posibilidad de "hacer más con Europa". Criticó también a quienes pedían extender el período de transición y sostuvo que ahora el gobierno podrá decidir con mayor libertad qué sectores de la economía estimular para lograr la creación de nuevos puestos de trabajo.

Socio digno de confianza

"Tendremos una relación comercial fuerte con la UE y profundizaremos nuestro comercio con socios de todo el mundo a través de nuestra política comercial independiente", afirmó por su parte la ministra de Comercio Internacional, Liz Truss. En tanto, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, dijo que el acuerdo era "justo y equilibrado", lo que facilitaría los próximos pasos. "Por fin podemos dejar el 'brexit' atrás y la Unión Europea puede seguir avanzando", dijo la política alemana, tras anunciar el acuerdo que se aplicará a partir el próximo 1 de enero y "evitará perturbaciones".

Von der Leyen reconoció que conseguir el pacto ha sido "un camino largo y sinuoso", pero "era un acuerdo por el que había que luchar". La presidenta de la CE aseguró que Reino Unido seguirá siendo "un socio digno de confianza" de la UE. La canciller de Alemania, Angela Merkel, por su parte, dijo estar "confiada" en que el acuerdo alcanzado sería beneficioso para ambas partes.

El acuerdo debe ahora ser ratificado por los respectivos parlamentos. El de Reino Unido analizará el tema el próximo 30 de diciembre. El Europeo, en tanto, anunció que el proceso lo realizará "el próximo año".


Comentarios