Escucha esta nota aquí

El jefe de policía de la ciudad de Rochester, en el norte del estado de Nueva York, renunció este martes bajo presión tras la muerte de un hombre negro desarmado en marzo, luego de que varios policías le encapucharon y obligaron a permanecer boca abajo hasta que perdió el conocimiento.

Daniel Prude, un hombre de 41 años que padecía problemas mentales, fue arrestado por la policía el 30 de marzo cuando caminaba desnudo por las calles nevadas de Rochester, y murió en el hospital siete días después.

La autopsia determinó que su muerte fue un homicidio causado por "complicaciones de asfixia en el marco de una dominación física". También detectó un bajo nivel de la droga alucinógena PCP en la sangre de Prude.

"La descripción incorrecta y la politización de las acciones que tomé tras ser informado de la muerte del señor Prude no se basa en hechos, y no es lo que represento", dijo La'Ron Singletary, el jefe de policía de Rochester, que es negro, en un comunicado donde anuncia su renuncia.

Singletary, de 40 años, aseguró que es "un hombre íntegro" y denunció que hay "fuerzas exteriores" que buscan desacreditarlo.

Los policías a cargo del arresto de Prude siguieron trabajando durante meses, hasta que la familia convocó la semana pasada a una conferencia de prensa tras obtener un video de lo sucedido, filmado por las cámaras colocadas en los uniformes de los agentes.

Tras la difusión del video, la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, dijo que la muerte de Prude fue "una tragedia" y anunció que investiga el caso. Los siete policías involucrados fueron suspendidos el jueves pasado, a la espera de los resultados de la investigación.

El sábado, James, que es negra, anunció que convocaría a un gran jurado para decidir si inculpa o no a los policías.

La muerte de Prude renovó la indignación sobre el trato de las personas negras a manos de la policía tras la muerte de otros negros durante arrestos violentos, como George Floyd o Breonna Taylor, que generaron protestas masivas contra el racismo y la brutalidad policial.