Escucha esta nota aquí

El primer ministro de Lesoto, Thomas Thabane, anunció este lunes su renuncia al cargo, epílogo esperado tras una crisis política que ha durado varios meses después de que se viera implicado en el asesinato de su ex esposa, en 2017. 

"Decidí anunciarles personalmente que abandono mis funciones como primer ministro de Lesoto. Quería que lo escucharan de mi propia boca", declaró Thabane desde su residencia. 

No obstante, el jefe de gobierno no aclaró una fecha concreta para su partida. Su mandato debería finalizar en 2022.

En el poder desde hace casi tres años, Thomas Thabane, de 80 años, ha sido objeto de rechazo en su país después que la justicia lo señalase como sospechoso de haber estado vinculado al asesinato de su ex esposa en 2017, pocos días antes de asumir el cargo.

El octogenario siempre aseguró que no tenía la menor conexión con el asesinato de su ex esposa, como tampoco la actual, de 43 años, inculpada formalmente. 

Presionado por su propio partido, la Convención de todos los Basoto (ABC) y su coalición de gobierno, el primer ministro resistió en el cargo durante mucho tiempo, aunque en febrero se había comprometido a dejar el cargo "a finales de julio", a causa de su edad.

Pero, la semana pasada, sus partidarios en la Asamblea nacional le quitaron su confianza y propusieron para sucederlo como nuevo jefe de gobierno al actual ministro de Finanzas, Moeketsi Majoro. 

El mes pasado, Thabane había ordenado al ajército desplegarse en las calles de Maseru para "restaurar el orden" ante sus adversarios políticos que exigían su dimisión.

Por mediación de Sudáfrica, se negoció una salida "digna" del poder.

Sin salida al mar, el pequeño reino enclavado en el centro de Sudáfrica se independizó en 1966, y desde entonces ha tenido una historia política inestable, plagada de golpes militares.