Escucha esta nota aquí

El papa Francisco continúa con un resfrío que lo obligó a suspender su participación en un retiro espiritual de una semana que debía empezar este domingo con la Curia romana, aunque realizó su primera aparición pública en el tradicional Ángelus dominical desde la Plaza San Pedro, en el Vaticano.

"Lamentablemente el resfrío me obliga a no participar este año. Seguiré desde aquí las meditaciones", anunció Jorge Bergoglio ante sus fieles hoy por la mañana.

Se trata de la primera vez desde 1950 que un Papa no concurre al encuentro anual instaurado por Pío XI en la Encíclica Mens nostra de 1929.

El sumo pontífice confirmó que continúa con el resfrío que durante tres días lo obligó a cancelar sus audiencias grupales y en los que solo mantuvo los encuentros individuales agendados.

En medio de la psicosis por el coronavirus, el jueves pasado los voceros del Vaticano informaron por primera vez que el Papa estaba resfriado y que por ese motivo se vería obligado a suspender algunas actividades.

Desde entonces, Francisco prefirió quedarse dentro del Vaticano y mantener solo las audiencias en su residencia de Casa Santa Marta, además de algunas misas matutinas.

Durante la tarde del domingo, el Papa y unos 50 colaboradores de la curia romana debían partir hacia la Casa Divin Maestro de la localidad de Ariccia, a unos 30 kilómetros de Roma, para su semana de ejercicios espirituales.

Ante la ausencia de Francisco, el padre jesuita Pietro Bovati, secretario de la Pontificia Comisión Bíblica, lo reemplazará y guiará las meditaciones para el resto de la Curia, según informó el Vaticano.

Comentarios