Escucha esta nota aquí

La directora de recursos humanos de la revista satírica Charlie Hebdo, Marika Bret, tuvo que abandonar su domicilio después de recibir amenazas de muerte, en pleno juicio del atentado de 2015, contó la mujer a la revista Le Point.

Marika Bret, que vive bajo protección policial desde hace cinco años tras el ataque contra Charlie Hebdo en enero de 2015, dijo que las amenazas eran "suficientemente concretas para ser tomadas en serio".

"Tuve 10 minutos para recoger mis cosas y salir de mi casa. Diez minutos para dejar atrás una parte de mi vida, es un poco corto y es muy brutal", dijo a la revista. Por su seguridad no podrá volver a su casa.

Las amenazas coinciden con el juicio a 14 sospechosos de ser cómplices de los autores de las masacres de Charlie Hebdo y un supermercado judío parisino que dejó un total de 17 muertos. 

Doce personas, entre ellas algunos de los caricaturistas más célebres de Francia, fueron asesinadas el 7 de enero de 2015, cuando los hermanos yihadistas Said y Chérif Kouachi entraron con Kalashnikovs a la sede de la revista, que había publicado caricaturas del profeta Mahoma.

Hay "una loca cantidad de odio en torno a Charlie Hebdo", dijo Bret a Le Point, diciendo que la salida forzada de su casa "traduce el nivel de tensión sin precedentes con el que tenemos que lidiar". 

Desde el comienzo del juicio y la publicación de nuevas caricaturas controvertidas "hemos recibido todo tipo de mensajes horribles, en particular amenazas de Al Qaida, y llamadas para terminar el trabajo iniciado por los hermanos Kouachi", dijo Bret. 

Al Qaida amenazó nuevamente a inicios de mes a Charlie Hebdo con otra masacre.