Escucha esta nota aquí

A menos de una semana de la Navidad se multiplican las restricciones ante la variante ómicron del coronavirus, con un confinamiento en Holanda, y la cancelación de fiestas y cierre de sitios culturales en otros países, mientras crece la presión sobre los no vacunados.

La variante, identificada un mes atrás en Sudáfrica, ha sido detectada en cerca de 80 países y avanza aceleradamente en Europa, donde podría convertirse en dominante para mediados de enero, según la Comisión Europea.

Holanda comenzará un confinamiento desde hoy, anunció ayer el primer ministro Mark Rutte. Todos los comercios no esenciales, restaurantes, bares, cines, museos y teatros deberán cerrar hasta el 14 de enero.

En Reino Unido, que registró por tercer día consecutivo un récord de contagios (93.045 casos), el alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo estar “muy preocupado” por la propagación de ómicron, y puso en marcha un procedimiento de alerta para coordinar los servicios públicos.

En Francia, el Gobierno pidió a las alcaldías cancelar conciertos y fuegos artificiales previstos para la noche de Año Nuevo. En París se anunció la anulación de celebraciones en los Campos Elíseos.

Cancelaciones en Broadway

En el continente americano, Québec va a aplicar límites al número de personas en bares, restaurantes y comercios.

En Nueva York, que en 2020 fue el epicentro global de pandemia, los restaurantes de Brooklyn cierran uno tras otro debido a un aumento de los contagios.

En Broadway, el famoso barrio de teatros y musicales, se viven escenas de pánico por la cancelación de funciones debido a casos positivos en los elencos.

Presión sobre no vacunados

Las medidas se acompañan de presiones crecientes sobre las personas que no están vacunadas, que en algunos casos van más allá de la obligación de inocularse.

En Los Ángeles, todos los empleados de la ciudad, incluyendo policías y bomberos, que no hayan recibido una exención por motivos médicos o religiosos, deberán estar vacunados a partir de ayer so pena de ser puestos en licencia administrativa.

En Suiza, desde el lunes, solo personas vacunadas o recuperadas del virus tendrán acceso a restaurantes, sitios culturales, deportivos y de diversión, además de cualquier evento en interiores.

Un requerimiento similar entrará en vigor en Francia a inicios del próximo año.

Comentarios