Escucha esta nota aquí

Rusia denunció el jueves como un "golpe" a la seguridad europea la decisión de Estados Unidos de retirarse del Tratado de Cielos Abiertos, tras acusar a Moscú de no respetar ese texto.

"La retirada de Estados Unidos de ese tratado significa no solamente un golpe a las bases de la seguridad europea sino también a los instrumentos de la seguridad militar existentes y a los intereses esenciales de seguridad de los propios aliados de Estados Unidos", declaró el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Alexandre Grouchko, citado por las agencias de prensa locales.

El Tratado de Cielos Abiertos, que entró en vigor en 2002, permite que los 34 países firmantes sobrevuelen sus territorios respectivos, tomar fotografías de las instalaciones y actividades militares y recabar información. 

La idea es que, cuanto más se conozcan las potencias rivales, menos posibilidades habrá de que se enfrenten militarmente.

Estados Unidos acusó varias veces a Rusia de violar este tratado. El secretario estadounidense de Defensa, Mike Esper, aseguró a principios de marzo en una comparecencia ante el Congreso que "hace años que hacen trampa".

"No es un tratado bilateral, sino multilateral. Y una decisión tan brusca afectará a los intereses de todos los participantes, sin excepción", agregó Grouchko. 

"Nada impedía seguir discutiendo esas cuestiones técnicas que Estados Unidos presenta hoy como, digamos, violaciones por parte de Rusia", añadió, y acusó a Washington de haber acabado con un "instrumento que ha servido a los intereses del mantenimiento de la paz y la seguridad en Europa durante los últimos 20 años".

Comentarios