Escucha esta nota aquí

No se trata de cualquier distribuidora de gas, sino de la que tiene como accionista principal a YPF, quien a su vez está controlada por el Estado argentino. Metrogas envió una carta a Enargas informándole que se verán "imposibilitados de abonar a los productores las facturas de compra del gas natural" con destino a sus clientes.

De acuerdo con el portal del diario argentino, La Nación, la razón principal que esgrimen es el congelamiento tarifario que hay desde abril de 2019. Es decir, la empresa le informó al Estado que no puede hacer frente a sus compromisos porque el mismo Estado no le actualiza los ingresos desde hace un año y medio.

La noticia sorprendió a las productoras -entre las que se encuentran la misma YPF, Pan American Energy (PAE), Tecpetrol, Total y Wintershall-, quienes convocaron a una reunión para hoy a las 14.30 para analizar la situación, que ya de por sí es crítica por la crisis que vive el sector con los precios del petróleo.

Alejandro Gustavo Comuzzi, gerente de Asuntos Regulatorios de Metrogas, indicó que el deterioro en la situación económico-financiera de Metrogas, producto de distintas controversias regulatorias, se vieron agravadas a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva (Ley Nº 27.541), que dispuso el congelamiento tarifario por un plazo inicial de 180 días, prorrogado por otros 180 días adicionales.

La distribuidora precisó que a partir del aislamiento "se produjo una caída de los volúmenes vendidos y de las cobranzas". "Así y todo, continuamos prestando los servicios con normalidad y también con la obligación de pago de los tributos nacionales y provinciales normales y habituales. La caída del consumo y el incremento de la morosidad han impactado negativamente en los ingresos de MetroGAS, situación que se vio agravada además por el incremento de los costos de operación y mantenimiento como consecuencia de la considerable inflación registrada desde el último ajuste tarifario de abril 2019", se precisó.

La empresa además destacó "el perjuicio económico y financiero" que estuvieron "obligadas a soportar las empresas distribuidoras de gas como consecuencia de la prohibición de corte del servicio", establecido por el decreto 311 y la financiación dispuesta por la resolución 173 en 30 cuotas de las facturas de gas correspondientes a los usuarios que se encuentran en mora en el pago de las mismas.

"Pese a los esfuerzos realizados por esta distribuidora, no hemos podido evitar que se produzca el corte de la cadena de pagos a nuestros proveedores, es decir, productores y transportistas", señala la carta. Metrogas había anunciado en su último balance presentado a la Comisión Nacional de Valores (CN) una pérdida de $1.666 millones en el primer semestre ($us 21,4 millones).

Escenario

En el mercado eléctrico la situación no es muy distinta: ante el congelamiento de los ingresos y el aumento de los costos, las empresas dejaron de pagarle a Cammesa, la compañía con control estatal que funciona de intermediaria entre las distribuidoras y las generadoras. A la fecha, los distribuidores deben más de $100.000 millones ($us 1,3 millones) que aporta el Tesoro con subsidios.

En el sector gasífero, al no haber una empresa estatal intermediaria, las distribuidoras deben negociar directamente con las empresas productoras, lo que implica retrasos en la cadena de pagos. El congelamiento tarifario, dispuesto por el Gobierno anterior y prorrogado en dos ocasiones por la actual administración, impactó de lleno en la actividad hidrocarburífera, ya que frenó la inversión en nueva producción porque los precios actuales no cubren los costos.

En julio, la producción bruta de gas cayó 12,2%, que equivale a 17,6 millones de metros cúbicos diarios menos que el mismo mes del año pasado, según datos del consultor Luciano Caratori. De seguir esta tendencia, para el invierno que viene será necesario importar más gas, lo que implica salida de divisas en este contexto de escasez de dólares.

El cambio de secretario de Energía de hace dos semanas retrasó los planes del Gobierno de lanzar un programa que incentive la producción de gas. Si bien se estaba por cerrar un esquema de incentivos de cuatro años, que ya había sido anunciado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el traspaso de la Secretaría al Ministerio de Economía frenó el proyecto.

El nuevo secretario Darío Martínez viajó el sábado pasado a Neuquén -donde realizó el aislamiento hasta que fue nombrado en su cargo- y está en esa provincia desde entonces. Hoy participó del anuncio del CEO de YPF, Sergio Affronti, de que la petrolera levantará dos perforadores y un set de fractura en Vaca Muerta, luego de cuatro meses sin tener equipos de perforación en la cuenca.

Martínez lleva ya 14 días en el cargo, pero todavía no anunció a su equipo de trabajo. Solo se sabe que lo acompañará Ariel Kogan, exdiputado provincial de Neuquén, como interlocutor con las empresas. Con casi nueve meses de gestión, la industria todavía espera una señal del Gobierno que les garantice previsibilidad y reglas claras.