Escucha esta nota aquí

El rey de Marruecos, Mohamed VI, manifestó este jueves su preocupación frente a la "multiplicación excepcional de casos de infección" del nuevo coronavirus en el país, e instó a los ciudadanos a ser prudentes para evitar un reconfinamiento.

Desde principios de agosto se están disparando los contagios en Marruecos, con un millar de nuevos casos diarios. El país, de 35 millones de habitantes, registró el jueves 1.325 nuevas infecciones y 32 decesos, lo que llevó el total a 47.638 casos desde marzo, incluyendo 775 muertes y 32.806 personas que sanaron.

"Sin un respeto riguroso y responsable de las normas sanitarias, el número de contagios y de decesos irá en aumento", advirtió el monarca, que subrayó que en ese caso "los hospitales ya no podrán hacer frente a la pandemia".

"Si esta tendencia al alza perdura, la Comisión Científica encargada del seguimiento de la evolución del Covid-19 podría defender una vuelta al confinamiento", avisó. "Las repercusiones sociales y económicas serían difíciles para el conjunto de los ciudadanos".

Para atajar la pandemia, las autoridades aprobaron en los últimos días varias medidas de restricción, desplegando tanques y controles de carreteras. Casablanca y Marrakesh, las capitales económica y turística del país, regresaron el jueves a una forma de confinamiento severo. En varias ciudades, incluyendo Rabat y Tánger, se clausuraron barrios en los que se registraron brotes y varias playas fueron cerradas para evitar aglomeraciones. 

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se declaró preocupada por la "tendencia al alza" de los contagios e instó al país a "hacer más" para invertir la curva.