Escucha esta nota aquí

La candidata de la oposición en Bielorrusia refutó este lunes los resultados oficiales y pidió al presidente Alexandre Lukashenko que ceda el poder, mientras la Policía volvía a reprimir violentamente a los manifestantes.

Svetlana Tijanóvskaya, que en unas semanas se convirtió en una rival inesperada del autócrata que lleva gobernando 26 años con mano de hierro Bielorrusia, denunció fraude tras el anuncio de la victoria del presidente saliente con el 80% de los votos.

"El poder debe reflexionar sobre cómo cedernos el poder. Me considero vencedora de la elección", dijo esta novata política de 37 años, que denunció la represión de las manifestaciones contra la reelección del hombre fuerte de Bielorrusia, reprimidas con particular virulencia en Minsk, donde las fuerzas del orden lanzaron granadas y dispararon balas de caucho contra miles de personas congregadas.

La opositora, que acusó al régimen de "mantenerse por la fuerza", no participará en las manifestaciones previstas este lunes para evitar "provocaciones" del poder.

Tijanóvskaya "no participará en las acciones de protesta para evitar las provocaciones, pues el poder podría organizar cualquier situación para detenerla, y necesitamos de ella en libertad", indicó a la AFP la portavoz de la candidata, Anna Krasulina.

El importante despliegue policial volvió a reprimir con virulencia a los manifestantes que salieron de nuevo este lunes a las calles para protestar por los resultados electorales y a efectuar detenciones.

En la víspera, hubo 3.000 detenidos, así como medio centenar de civiles y 39 policías heridos en 33 localidades, según el Ministerio del Interior.

"Preocupación" 

La Casa Blanca dijo este lunes estar "profundamente preocupada" por las elecciones presidenciales en Bielorrusia, e instó a las autoridades a permitir las manifestaciones antigubernamentales en medio de denuncias de fraude.

"La intimidación de los candidatos de la oposición y la detención de manifestantes pacíficos" fueron algunos de los numerosos factores que "empañaron el proceso", dijo la secretaria de prensa del presidente Donald Trump, Kayleigh McEnany.

Instamos al Gobierno bielorruso a respetar el derecho a reunirse pacíficamente y abstenerse del uso de la fuerza", agregó en rueda de prensa. 

Antes, la Comisión Europea, así como Francia, Alemania y Reino Unido, así como la OTAN, habían condenado la represión. Varsovia pidió una cumbre de la UE consagrada a este asunto. 

En cambio, los dirigentes ruso y chino, Vladimir Putin y Xi Jinping, y el venezolano Nicolás Maduro, felicitaron al presidente Lukashenko.

"Ovejas" teledigiridas 

Lukashenko afirmó este lunes que las manifestaciones fueron "teledirigidas" desde el exterior y no dejará que su país sea "hecho pedazos".

En 2010, tras la presidencial, las manifestaciones de la oposición habían sido brutalmente reprimidas.

También acusó a las fuerzas extranjeras de haber cortado internet en Bielorrusia. La oposición considera que las autoridades orquestaron los cortes para organizar la represión.