Escucha esta nota aquí

Por RFI. Con Daniel Vallot corresponsal de RFI en Moscú

Tras nuevas presiones de Estados Unidos y la Unión Europea, las autoridades rusas aceptaron finalmente tener en cuenta el estado de salud del líder de la oposición Alexei Navalny, que ha sido trasladado a un hospital tras tres semanas de huelga de hambre.

La información se hizo pública a última hora de la mañana del lunes en forma de un brevísimo comunicado de los servicios penitenciarios rusos: "Se ha decidido trasladar a Alexei Navalny a un hospital penitenciario de la región de Vladimir”.

Alexei Navalny va a ser trasladado a la colonia penal IK3, situada a unos 80 kilómetros de la que está encarcelado. Esta colonia de régimen estricto está equipada con instalaciones médicas. El servicio penitenciario ruso también afirma que la salud de Navalny es "satisfactoria" y que se le han recetado vitaminas con su consentimiento.

Alexei Navalny está en huelga de hambre desde finales de marzo y, según su entorno, su salud se ha deteriorado considerablemente en los últimos días. Varios médicos cercanos a Navalny afirman que corre peligro de muerte, ya que su nivel de potasio en sangre podría provocarle un infarto. Estos médicos han pedido que Alexei Navalny sea ingresado inmediatamente en cuidados intensivos.

Esta preocupación es compartida por la esposa de Navalny, que pudo visitarlo a principios de la semana pasada. Según Yulia Navalnaya, su marido, que ha perdido nueve kilos desde el inicio de su huelga de hambre, está agotado y tiene dificultades para expresarse.

Acusado de no hacer nada para tratar al dirigente opositor, las autoridades rusas han rechazado estas acusaciones. "No dejaremos que Alexei Navalny muera en la cárcel", dijo el embajador ruso en Gran Bretaña, añadiendo que creía que el opositor había iniciado su huelga de hambre sólo para "llamar la atención" sobre su caso. El Kremlin rechaza las advertencias occidentales sobre la salud de Navalny

Se han anunciado manifestaciones de apoyo al opositor para el miércoles, pero en un comunicado del lunes, el Ministerio del Interior ruso advirtió: "Las unidades del Ministerio del Interior y otros organismos encargados de hacer cumplir la ley no permitirán que se desestabilice la situación y tomarán todas las medidas necesarias para mantener el orden".


Comentarios