Escucha esta nota aquí

Las autoridades rusas detuvieron el viernes a varios partidarios del opositor encarcelado Alexéi Navalni, en vísperas de una gran jornada de manifestaciones a favor del activista que la policía moscovita amenazó con "reprimir" al considerarlas ilegales.

El equipo de Navalni, detenido al menos hasta el 15 de febrero y blanco de varias causas judiciales, pidió que se organicen manifestaciones el sábado en 65 ciudades rusas para exigir la puesta en libertad del activista. 

Para las autoridades rusas, estas protestas son "ilegales". Y la policía moscovita prometió "reprimir sin dilación" cualquier manifestación no autorizada, ya que la considerará una "amenaza al orden público".

Los dispositivos antidisturbios rusos suelen reprimir las manifestaciones opositoras. En el pasado, quienes participaron en ellas, también fueron condenados a penas de cárcel o a severas multas.

La policía, que ya detuvo a varios colaboradores de Navalni el jueves, arrestó el viernes a la coordinadora de la oficina del opositor en el Extremo Oriente del país, Ekaterina Vedernikova, y a una colaboradora de su organización en Novosibirsk, en Siberia, Elena Noskovets.

Estos arrestos fueron comunicados por el equipo de Navalni y por la oenegé OVD-Info.

Detenida el jueves, una figura creciente de la oposición, Liubov Sobol, fue condenada el viernes a 250.000 rublos (2.750 euros, 3.330 dólares) de multa por haber llamado a manifestarse.

Por su parte, Georgui Alburov, que participa en las investigaciones anticorrupción de Navalni, recibió como castigo 10 días de prisión. 

La portavoz del opositor, Kira Yarmish, fue condenada a nueve días de detención tras un juicio que duró menos de cinco minutos el viernes, según su abogada Veronika Poliakova.

Otros colaboradores de Navalni fueron detenidos en diferentes partes del país. Uno de los abogados de su organización, Vladlen Los, de nacionalidad bielorrusa, recibió la orden de salir del país.

La esposa de Navalni, Yulia, escribió en Instagram su intención de manifestarse en Moscú el sábado por el que "nunca abandona", recordando el presunto envenenamiento del que fue víctima su marido en agosto y que imputa al Kremlin.

El gobierno, la fiscalía general y el ministerio de Interior rusos advirtieron de las consecuencias de participar en las protestas del sábado y otras instancias gubernamentales han amenazado con multas a las redes sociales si no suprimían los llamados a manifestar.

Además, el ministerio de Educación ruso pidió a los padres que indaguen sobre "los planes de sus hijos y les impidan" participar en las protestas.

- Apoyo de músicos, deportistas y actores -

En estos días, miles de videos y mensajes de apoyo a Navalni circulan en la red social Tik Tok, muy popular entre los adolescentes. En los videos se insta por ejemplo a participar en las protestas, se dan consejos para no terminar detenido y se ve a alumnos reemplazando el retrato de Putin de las aulas y poniendo en su lugar el de Navalni.

La presidenta de la televisión internacional pública rusa RT, Margarita Simonian, acusó a "Tik Tok, que pertenece a los chinos, de intentar organizar una guerra entre niños en Rusia".

El líder opositor ruso, enemigo número uno del presidente Vladimir Putin, también recibió el apoyo de actores, músicos y deportistas, entre ellos personalidades que a menudo no desean involucrarse en política como el excapitán de la selección de fútbol, Igor Denisov, o la cantante Monetotshka, muy popular entre la juventud. 

Tras ser arrestado el domingo, Navalni respondió el martes publicando una investigación sobre una fastuosa propiedad de la que se beneficiaría Putin a orillas del mar Negro y que habría costado más de 1.200 millones de dólares.

Esta investigación, acompañada de un video de unas dos horas, había sido vista en YouTube por unos 53 millones de personas hasta este viernes.

Navalni fue arrestado el 17 de enero al regresar a Rusia tras su convalecencia de cinco meses en Alemania por envenenamiento. El activista acusa al gobierno ruso de haber intentado matarlo, algo que el Kremlin siempre ha negado.

Este viernes, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, exigió la "liberación inmediata" de Navalni, en una conversación telefónica con Putin, en la que pidió además que "lleve a cabo una investigación sobre el intento de asesinato" del activista.

Comentarios