Escucha esta nota aquí

Rusia probó con éxito este lunes, casi seis años después del anterior ensayo, su cohete de nueva generación Angara, el primero desarrollado en el país desde la caída de la Unión Soviética.

El único lanzamiento de un cohete pesado Angara se remonta a finales de diciembre de 2014 pero, desde entonces, este programa, destinado a sustituir a las envejecidas lanzaderas Potron -cuya tecnología data de los años 1960- había acumulado muchos retrasos.

El cohete despegó desde el cosmódromo militar de Plessetsk (norte), según lo planificado. "En el momento previsto, 12 minutos 28 segundos después del despegue, el bloque orbital del cohete Angara A5 [...] se separó de la tercera etapa", indicó en un comunicado la agencia espacial Roskosmos, afirmando que el lanzamiento fue "exitoso".

"¡Está volando!", escribió el jefe de Roskosmos Dmitri Rogozin, acompañado de una foto del cohete, en Twitter, donde posteriormente publicó un vídeo del despegue.

Otro cohete Angara, en su versión ligera, fue lanzado en julio de 2014. Las lanzaderas Potron han registrado varios fracasos en los últimos años, lo que ha dado lugar a una crisis en el sector espacial ruso. Una comisión de investigación descubrió fallas en la mayoría de los motores producidos para los cohetes Potron que, según los especialistas podían provocar que se destruyeran en vuelo.

Roscosmos también ha sufrido escándalos de corrupción, como durante la construcción del cosmódromo de Vostochny, en el extremo oriental del país, cuyos contratistas fueron acusados de robar fondos públicos.

Los misiles Angara también utilizan una tecnología más limpia, pues está propulsado por una mezcla de queroseno y oxígeno líquido, menos contaminante que los propulsores tóxicos utilizados por los Potron. El cohete que despegó este lunes debía haberlo hecho el 3 de noviembre, pero el lanzamiento fue retrasado varias veces.

lgc (afp/reuters)

Comentarios