Escucha esta nota aquí

Rusia está dispuesta a negociar con las autoridades ucranianas si Ucrania "depone las armas", declaró el viernes el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov.

"Estamos dispuestos a negociar en cualquier momento, en cuanto las fuerzas armadas ucranianas escuchen nuestro llamado y depongan las armas", dijo Lavrov en una rueda de prensa.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso también aseguró que el objetivo de la invasión rusa de Ucrania era "liberar" a los ucranianos "de la opresión", dando a entender que Moscú pretendía derrocar al gobierno actual.

"El presidente [Vladimir] Putin tomó la decisión de esta operación militar especial para desmilitarizar y desnazificar Ucrania para que, liberados de esta opresión, los ucranianos puedan elegir libremente su futuro", dijo.

El veterano diplomático ruso también se hizo eco de las palabras del jefe del Kremlin, asegurando que "nadie se está preparando para ocupar Ucrania. El objetivo de la operación es claro: desmilitarización y desazificación".

Rusia acusa a Ucrania de cometer un "genocidio" de la población rusoparlante del este sin aportar ninguna prueba.

"Queremos que el pueblo de Ucrania, todos los pueblos ucranianos, determinen libremente su futuro", dijo Lavrov.

El Kremlin prometió el viernes represalias "simétricas o asimétricas" a las sanciones impuestas por los países occidentales a Rusia en respuesta a la invasión de Ucrania.

"Las medidas de represalia seguirán, por supuesto", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, a los periodistas. "El grado de simetría o asimetría dependerá del análisis de las restricciones" impuestas a Rusia, añadió.

Tropas rusas se acercan a Kiev


Las tropas rusas se acercan a Kiev desde el noreste y el este, informó el ejército ucraniano, aumentando el miedo a que la capital caiga en manos de Moscú en el segundo día de la invasión militar.

"El enemigo fue repelido por las fuerzas rusas en el norte, en la ciudad de Chernigov, e intenta rodear la ciudad y seguir en dirección a la capital", dijo el ejército en un mensaje en Facebook, agregando que en este avance, la ciudad de Konotp, al este de Kiev, ya cayó en manos rusas.

Poco antes, el ejército informó de combates en un vecindario del norte de Kiev llamado Obolon.

El ministerio ucraniano de Defensa indicó en su página en Facebook que se trataba de una operación de sabotaje de las fuerzas rusas llevada a cabo por un comando de soldados de reconocimiento.

El ministerio pidió a los civiles de la zona que tomen las armas.

"Pedimos a los ciudadanos que nos informen de los movimientos enemigos, que hagan cócteles molotov y neutralicen al ocupante", dijo.

Las tropas rusas han intensificado en las últimas horas su ofensiva contra la capital, donde, según las autoridades, cayeron varios misiles de madrugada.

Este viernes, las tropas ucranianas también indicaron que combaten a unidades de blindados rusos en dos localidades, Dymer e Ivankiv, situadas a 45 y 80 kilómetros al norte de Kiev.

El Estado mayor del ejército afirmó que controlaba el aeropuerto militar en Gostomel, a la entrada de la capital, donde las tropas rusas penetraron el jueves. La AFP no pudo verificar esta información.

Poco antes, el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, acusó a las tropas rusas de estar apuntando a blancos civiles.

Comentarios