Escucha esta nota aquí

En una semana Perú tuvo tres presidentes. Francisco Rafael Sagasti Houchhausler, el tercero, juró la tarde de este martes como presidente de la República y prometió devolver la confianza y esperanza a los peruanos. 

Al delinear las prioridades de su gestión aseguró que su gobierno será transparente, impulsará la educación y se someterá a cualquier acto de fiscalización.

Sagasti ofreció disculpas a los familiares de los jóvenes fallecidos y heridos en las recientes protestas contra la vacancia de Martín Vizcarra y la asunción de Manuel Merino.

También recordó a Jack Pintado e Inti Sotelo, los dos jóvenes que murieron por la represión policial en las recientes manifestaciones ciudadanas. Es más, consideró que las movilizaciones se realizaron “en ejercicio legítimo del derecho fundamental a la protesta”.

El mandatario consideró que entre las tareas inmediatas de su gestión están la lucha contra la pandemia del coronavirus, el crecimiento económico, el fortalecimiento de la educación y refuerzo de la Sunedu, la lucha contra la corrupción y el combate al hambre.

Sin embargo, aseveró que el “desafío y la tarea central” de su gobierno es devolverle la confianza a la ciudadanía y a los jóvenes.

“A pocos meses del bicentenario haremos lo posible desde el Gobierno para no solo ganarnos la confianza de la ciudadanía, sino también para devolverle la esperanza. Devolverle esa capacidad de imaginar y pensar un Perú mejor y hacerlo realidad. Confianza y esperanza son dos cosas que esperamos devolverle a la ciudadanía en los cortos meses que nos quedan”, sentenció.

La presidenta encargada del Congreso, Mirtha Vásquez, recibió la banda presidencial por unos momentos para entregársela, luego, al flamante mandatario. Previamente se dio lectura al artículo 115 de la Constitución peruana que establece la sucesión presidencial, teniendo en cuenta que no hay vicepresidentes.

El siguiente paso de Sagasti es nombrar a su primer ministro y a los demás miembros del Gabinete. Al ser consultado al respecto, se comprometió a formar un equipo plural “que pueda representar a la diversidad de la ciudadanía” en los ochos meses de gestión, pero no quiso mencionar ningún nombre.

Fue una semana convulsionada para los peruanos, la que se gatilló el lunes 9 con la decisión del Parlamento de vacar a Martín Vizcarra por incapacidad moral permanente. Esa medida y la asunción al cargo de Merino generaron el inmediato rechazo ciudadano y masivas movilizaciones de protesta.