Escucha esta nota aquí

Alrededor de 120 delfines calderones varados en la costa oeste de Sri Lanka fueron devueltos al mar en plena noche por soldados y voluntarios, tras el mayor naufragio de este tipo en el país. 

Después de una extenuante operación de salvamento, los marinos, guardacostas y voluntarios presentes consiguieron el martes de madrugada devolver al mar a cerca de 120 calderones (conocidos también como ballenas piloto), declaró Indika de Silva, portavoz de la Marina.  

No obstante, según los responsables del operativo, tres calderones y un delfín mular murieron por las heridas que sufrieron al atravesar un arrecife antes de llegar a la costa.  

El grupo de cetáceos encalló el lunes por la tarde en una playa de Panadura, a 25 kilómetros al sur de Colombo, la capital de esta isla del océano Índico. 

Un vecino, Pathum Hirushan, de 20 años, vio el lunes por la tarde cómo empezaban a llegar a la playa los cetáceos, poco a poco al principio y luego más de cien. 

"Los pescadores de la zona intentaban empujar de vuelta a los cetáceos pero el mar estaba agitado y las olas los mandaban a la orilla", explicó a la AFP. "Era agotador pero la Marina llegó enseguida y pudimos trabajar toda la noche con sus barcos". 

A pesar del toque de queda impuesto para luchar contra el coronavirus, a la zona llegaron voluntarios de toda la región. 

Y uno a uno, alrededor de 120 calderones fueron devueltos a aguas profundas.

Tharaka Prasad, veterinario jefe del departamento de conservación de la fauna en Sri Lanka, informó que se realizaron autopsias a los delfines muertos. "Creemos que estaban desorientados", dijo a la AFP. 

- Se temían lo peor -

Las autoridades esrilanquesas temían lo peor tras la tragedia ocurrida en Tasmania (Australia) en septiembre, cuando de 470 calderones varados, solo se pudo salvar a 110 después de varios días de intensos esfuerzos de los socorristas. 

"Es raro que tantos (calderones) encallen en nuestras costas", declaró a la AFP Dharshani Lahandapura, jefe de la Autoridad de Protección del Medioambiente Marino de Sri Lanka (MEPA).

"Creemos estar ante el mismo fenómeno que en Tasmania en septiembre", añadió. 

Se desconoce, de momento, los motivos por los que estos animales encallan con tanta frecuencia en la orilla, a pesar de que los científicos llevan décadas estudiando este fenómeno. 

Los calderones o ballenas piloto (Globicephala) son animales muy sociales que pueden alcanzar los seis metros de longitud y pesar más de una tonelada.  

Ya a principios de junio de 2017, la Marina esrilanquesa, con la ayuda de los vecinos, consiguió salvar a una veintena de calderones varados en la costa noreste de la isla.