Escucha esta nota aquí

El estado de San Pablo anunció este jueves la imposición de un toque de queda nocturno y la suspensión de torneos deportivos para enfrentar “el momento más crítico” de la pandemia de coronavirus, que ya dejó más de 277 mil muertos en Brasil.

Esas medidas, que regirán del 15 al 30 de marzo, se inscriben en la “Fase de emergencia” anunciada en una rueda de prensa por el gobernador paulista, Joao Doria.

Esa fase es más estricta que la “Fase Roja”, en vigor desde el fin de semana pasado, e incluye la imposición de un toque de queda entre las 20:00 y las 05:00 y la prohibición del uso de parques y playas.

Las oficinas, de organismos públicos y privados, deberán trabajar a distancia.

Las clases no se prohibieron, pero las autoridades pidieron reducirlas al mínimo imprescindible.

El secretario de Salud de San Pablo, Jean Gorinchteyn, explicó que el endurecimiento se debió al preocupante aumento de ocupación de camas de unidades intensivas en el estado más rico y poblado del país (46,2 millones de habitantes).

“Con la aceleración de la pandemia, que acomete de forma despiadada a una cantidad mayor de personas en menos tiempo, nuestros hospitales están empezando a verse comprometidos, con 100% de ocupación en varios de ellos”, detalló. La ocupación promedio es de 87,6%.

Comentarios