Escucha esta nota aquí

Un año después de confirmarse el primer caso de coronavirus en España, la tercera ola de la infección amenaza con saturar los hospitales, donde están ingresados cerca de 31.00 enfermos de COVID -más de 4.700 en cuidados intensivos (ucis)- y los profesionales sanitarios se sienten desbordados y agotados.

El Ministerio de Sanidad notifica últimamente unos 40.000 contagios y 500 muertes cada jornada, con una incidencia que roza los 900 casos de media por cien mil habitantes en 14 días, a la espera de que las restricciones drásticas de circulación, relaciones sociales y actividades comerciales y de hostelería bajen la transmisión.

El Gobierno se niega, por ahora, a los confinamientos domiciliarios que le piden varias regiones. En tanto, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, dijo el viernes que la curva de contagios comienza a doblegarse, aunque la situación es "muy preocupante", la ocupación hospitalaria elevada y quedan "semanas duras".

Los pacientes ocupan el 24 % de todas las camas hospitalarias y el 44 % en las ucis, según los datos oficiales. Este último indicador es grave especialmente en la región de la Comunidad Valenciana (este), con el 63,29 %, y en La Rioja (norte), con el 59,77 %. En Madrid, Castilla-La Mancha (centro) y Cataluña (noreste) se supera también el 50 % y se iguala este porcentaje en Castilla y León (centro norte).

Personal médico al límite

La dureza de la tercera ola ha sumido a los profesionales sanitarios en una honda tristeza y enfado, están al límite de poder soportar tantas muertes, a veces entre lágrimas, y ser testigos diarios del "egoísmo" de los ciudadanos que incumplen las medidas de seguridad sanitaria.

Agotamiento psíquico y físico, sobrecarga asistencial y la sensación de haber regresado a los momentos más duros de la epidemia, en la primavera pasada, aunque ahora mejor preparados. Pero cada vez es más frecuente el paciente joven que acaba en la Unidad de Cuidados Intensivos o muere.

Según los registros sanitarios oficiales, 2.743.119 personas se han contagiado en España y 58.319 han muerto desde que comenzó la epidemia.

El 31 de enero de 2020, el Centro Nacional de Microbiología confirmó el primer caso, un turista alemán en la isla canaria de La Gomera (océano Atlántico). Justo un mes antes, las autoridades de Wuhan (China) habían informado de 27 enfermos de una neumonía desconocida. (efe)

(efe)

Comentarios