Escucha esta nota aquí

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que su país puede estar "muy tranquilo" por cómo se dará el proceso de concentración de la guerrilla FARC tras firmar la paz, porque existen "protocolos muy precisos y estrictos" para ello.

En una entrevista publicada este domingo por el diario El Espectador, Santos aseguró que "hay protocolos muy precisos y estrictos sobre la seguridad dentro y alrededor de las zonas" donde se concentrarán las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) y entregarán progresivamente sus armas a Naciones Unidas, una vez firmen la paz.

"Cada una (de las zonas) tendrá un cordón de seguridad de un kilómetro y, a partir de ahí, rodeando cada zona, estarán nuestros soldados y policías. La seguridad interna estará a cargo del sistema de monitoreo y podrá entrar nuestra fuerza pública en caso de ser necesario", detalló el mandatario colombiano.

El jueves, los negociadores del gobierno de Santos y las FARC anunciaron en La Habana, sede de las negociaciones de paz desde noviembre de 2012, un acuerdo sobre el cese al fuego definitivo y el desarme de los rebeldes.

En el pacto se estableció que, una vez firmada la paz, los guerrilleros se concentrarán en 23 zonas bajo el monitoreo de la ONU, a la que entregarán sus armas. Según detalló el viernes el ministerio de Defensa, esas zonas estarán en áreas de influencia histórica de ese grupo rebelde y que han sido muy golpeadas por el conflicto armado de más de medio siglo.

En otra entrevista, divulgada este domingo por el diario El Tiempo, Santos explicó también que su gobierno "logró hablar con todos los gobernadores, menos con uno, y con todos los alcaldes" de las zonas donde estarán concentrados los guerrilleros, antes de firmar el jueves el pacto con las FARC en Cuba.

"Todos estuvieron de acuerdo y apoyan el proceso de paz", aseguró el presidente.

A El Espectador, Santos también dijo que está "seguro" de que "cuando se publiquen todos los acuerdos y se den cuenta de que no le estamos entregando el país ni al narcotráfico ni al comunismo", incluso detractores del proceso con las FARC como los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana se darán cuenta de que esta paz "es uno de los pasos más trascendentales y convenientes en la historia de Colombia".
"Nada me gustaría más que ellos dos, que tanto quisieron lograr la paz, se subieran al tren", expresó.

En las entrevistas, el mandatario colombiano dijo también que se acordó con las FARC "fue terminar el proceso lo más pronto posible" y que la instalación de una mesa formal con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista) aún es posible si es guerrilla, la segunda del país, renuncia al secuestro.

Colombia vive un conflicto que ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes del Estado, dejando un saldo de alrededor de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados.