Escucha esta nota aquí

Los Países Bajos se unieron el domingo (14.03.2021) a las naciones europeas que suspendieron el uso de la vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca, tras los informes sobre posibles efectos secundarios inesperados, lo que multiplica los contratiempos de la farmacéutica en Europa, donde no ha logrado cumplir sus compromisos.

La vacuna no se utilizará al menos hasta el 29 de marzo como medida de precaución, dijo el gobierno holandés en un comunicado. El anuncio provocará retrasos en el despliegue de las vacunas en los Países Bajos, que habían encargado 12 millones de la vacuna de AstraZeneca.

El gobierno holandés decidió esta suspensión preventiva, después de que en Dinamarca y Noruega se reportaran "posibles efectos secundarios". Poco antes, Irlanda había adoptado la misma decisión luego que Noruega señalara cuatro casos graves de coágulos sanguíneos en adultos vacunados.

Hemorragias cutáneas

Noruega, que el sábado informó de hemorragias cutáneas en jóvenes vacunados, había suspendido la vacuna de este laboratorio la semana pasada, al igual que Dinamarca, Islandia y Bulgaria. Tailandia así como la República de Congo aplazaron sus campañas de vacunación.

En la región italiana de Piamonte (noroeste), que el domingo suspendió brevemente la administración de las vacunas de AstraZeneca, tras el fallecimiento de un profesor vacunado la víspera, decidió reanudarlas, aunque por precaución retiró un lote de vacunas del laboratorio anglo-sueco.

El presidente de la Agencia Italiana del Medicamento (AIFA), Giorgio Palu, aseguró que la vacuna de AstraZeneca no presenta "ningún riesgo" y estima que "los beneficios superan ampliamente los riesgos que conlleva", por lo que pidió superar la "emotividad" y basarse en "datos científicos".

AstraZeneca responde

AstraZeneca anunció el domingo en un comunicado que el "examen atento de todos los datos de seguridad disponibles sobre más de 17 millones de personas en la Unión Europea y Reino Unido" que han recibido de su vacuna "no ha aportado ninguna prueba de riesgo creciente de embolia pulmonar, trombosis venosa profunda (TVP) o trombocitopenia en ningún grupo de edad, sexo, lotes o países en particular".

En la UE y Reino Unido se han registrado TVP y embolias pulmonares en personas vacunadas, pero "mucho menos de lo que podría ocurrir naturalmente en una población general de este tamaño y similar", subrayó el laboratorio.

El viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que "no hay razón para no utilizar" esta vacuna.

Para AstraZeneca, estos problemas se suman a la nueva revisión a la baja del suministro a la Unión Europea para junio y que el laboratorio se ha visto obligado a anunciar alegando problemas de exportación.


Comentarios