Escucha esta nota aquí

El Senado de Chile rechazó este martes habilitar un nuevo retiro anticipado de fondos previsionales, un mecanismo ya aplicado tres veces para mitigar los perjuicios causados por la pandemia a los bolsillos de las familias.

El proyecto ya había sido aprobado por la Cámara de Diputados y requería el voto favorable de 25 senadores pero le faltó uno. Ahora pasará a ser considerado por una comisión mixta formada por miembros de ambas cámaras.

"La Sala del Senado rechazó la idea de legislar del proyecto de reforma constitucional que permite el retiro anticipado del 10% de los fondos previsionales y de rentas vitalicias", señaló la Cámara en un comunicado.

El texto había sido aprobado por la Cámara de Diputados a finales de septiembre pese a la oposición del oficialismo y del propio Gobierno del conservador Sebastián Piñera.

Desde que se aprobó el primer retiro parcial de fondos de pensiones en julio de 2020 estas medidas fueron pensadas como un alivio económico de urgencia ante la falta de políticas sociales del Ejecutivo en los momentos más duros de la pandemia de covid.

Tras el rechazo en el Senado, la iniciativa deberá ser tratada por una comisión formada por cinco senadores y cinco diputados "que debería zanjar las diferencias en torno a la iniciativa", dijeron desde el Senado.

El senador socialista José Miguel Insulza, quien votó a favor, señaló durante su intervención que "los retiros pueden no ser una buena política pública, pero son una opción" para las familias afectadas por la crisis del covid-19.

Del lado de los legisladores que rechazaron el proyecto, el senador oficialista Rafael Prohens, señaló: "Lo que de verdad estamos haciendo es crear un daño tremendo a las pensiones de nuestros trabajadores", dijo en Twitter.

Desde mediados del año pasado el Congreso ya aprobó tres retiros de 10% de los fondos acumulados en cuentas individuales en las privadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), criticadas por los chilenos por pagar jubilaciones bajas.

El Gobierno afirmó que este nuevo retiro no se justifica, porque lo peor de la crisis económica ya pasó y la medida puede atizar la inflación al entrar en circulación entre 12.000 y 16.000 millones de dólares.

Según los datos más actualizados de la Superintendencia de Pensiones, hasta noviembre se han retirado de las AFP cerca de 50.000 millones de dólares entre los tres retiros anteriores aprobados como medida urgente de liquidez.

Comentarios