Escucha esta nota aquí

Numerosos centros turísticos de Shanghai, que habían reabierto a mediados de marzo, volvieron a cerrar sus puertas, lo que demuestra el temor a una segunda ola epidémica en China. 

Varios sitios de la capital económica china aprovecharon para abrir sus puertas al público desde mediados de marzo, en particular los rascacielos como la Torre de Shanghai, segunda más alta del mundo con 632 metros. 

Pero la torre, así como el acuario y el Museo de Cera cerraron sus puertas esta semana, constataron reporteros de la AFP.

China teme ahora la contaminación a través de las personas que regresan al país y adoptó medidas radicales para bloquear la entrada de extranjeros y reducir el tráfico aéreo internacional. 

El martes, los 48 nuevos casos de infección registrados fueron todos de origen importado, según datos del ministerio de Salud. La epidemia ha causado más de 3.300 muertes en el país. 

Comentarios