Escucha esta nota aquí

Los socialdemócratas (PSD, oposición) dieron la sorpresa en las legislativas del domingo en Rumania al liderar la votación con más de la mitad de los sufragios escrutados, pero los liberales en el poder siguen siendo favoritos para formar el futuro gobierno.

Apartados del poder a finales de 2019 a raíz de las multitudinarias protestas en el país y las críticas de Bruselas por "atentar contra el Estado de derecho", el PSD logra el 30%, con un poco más de la mitad de los colegios electorales escrutados.

El Partido Liberal (PNL) del primer ministro Ludovic Orban, al que los sondeos le daban ganador, obtiene el 25,5% de los sufragios.

No obstante, el PNL sigue siendo favorito para formar gobierno con los votos de sus aliados reformistas de la alianza USR-Plus, que obtiene el 15% de los votos.

Una perspectiva que ya avanzó el jefe de Estado Klaus Iohannis, que proviene del PNL, y que descartó varias veces permitir un regreso del PSD durante su segundo mandato, hasta 2024.

Solo otros dos partidos han logrado superar el 5% requerido para poder entrar al Parlamento: una formación nacionalista cercana a la Iglesia ortodoxa, AUR (9%), y el partido de la minoría magiar, UDMR (6%).

Este último, que en el pasado ya apoyó gobiernos de centroderecha, se dijo dispuesto a formar una alianza con el PNL al término de la votación del domingo.

Hartazgo

"Espero la dimisión de Orban, que es lo que han pedido los rumanos con su voto", dijo el jefe de PSD Marcel Ciolacu tras conocerse la ventaja de su formación.

"Los resultados de los comicios no se sabrán hasta que el recuento de los votos" haya concluido, dijo Orban, quien aseguró que las negociaciones para formar gobierno van a empezar rápidamente.

Más de 18 millones de rumanos estaban llamados a las urnas, pero, debido al recrudecimiento del covid-19 y al hartazgo de los electores con una clase política considerada incompetente, sólo uno de cada tres rumanos votó el domingo, según la autoridad electoral.

Corrupción, clientelismo, arrogancia: las recriminaciones de los electores con los partidos políticos son numerosas.

"No tengo ninguna esperanza de cambio", dijo el electricista jubilado Gheorghe Preda tras depositar su voto. Según él desde hace 30 años, los dos principales partidos políticos, el PSD y el PNL, se suceden en el poder y "olvidan sus promesas" en cuanto termina la campaña. 

Comentarios