Escucha esta nota aquí

Tras las elecciones legislativas del domingo y al inicio de lo que se promete como una extensa y difícil negociación con otros partidos, los socialistas de Pedro Sánchez hicieron números y alertaron que pueden alcanzar los votos necesarios para gobernar en solitario sin necesidad de una alianza con el izquierdista Podemos o con los partidos independentistas.

El Congreso español cuenta con 350 escaños en Diputados y 208 en Senadores. La mayoría en la Cámara baja se obtiene con 176 representantes y 104 en la Cámara Alta.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ganó las elecciones con una clara mayoría, lo que permitió pasar de 85 a 123 diputados y de 43 a 121 senadores. Lejos, en ambos casos de controlar la mayoría absoluta. Esto obliga a negociar con otros partidos, especialmente, Unidas Podemos, que pasó al cuarto lugar con 42 escaños en Diputados. Un acuerdo con Podemos le permitiría al PSOE alcanzar 165 votos, lo que obligaría a un acuerdo con los partidos no independentistas.

Las discrepancias con Podemos harían complicada una alianza, situación igualmente difícil con los independentistas.

Por eso, los socialistas adelantaron que continuarán gobernando en minoría pero con suficiente estabilidad, con 123 escaños frente a los 85 que tuvo durante sus primeros diez meses en el poder, negociando los apoyos a cada iniciativa en el Parlamento. “Lo vamos a intentar”, adelantó ayer la número dos del Gobierno, Carmen Calvo.

“Hay respaldo más que suficiente para ser el timón de este barco”, afirmó Calvo, quien recalcó el objetivo del PSOE de “hablar con todo el mundo” para “intentar que la cultura de colaborar se abra paso en la política española”.

En la misma línea insistió el “número dos” del PSOE, el ministro de Fomento José Luis Ábalos, quien dijo que buscan “un proyecto autónomo” sin necesariamente una coalición, aunque sin dejar de reconocer su voluntad de negociar “con todos los grupos” porque “hay que buscar acuerdos”.

Además, Ábalos descartó que vayan a buscar el respaldo del partido independentista catalán de izquierda ERC, que logró una clara subida en el Congreso de nueve a 15 diputados.

Haciendo números

Dirigentes y partidos políticos continuaron el análisis de los resultados de los comicios de ayer, en los que resultó vencedor el PSOE del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, aunque sin una mayoría clara.

Para lograr una mayoría absoluta en el Congreso, los socialistas necesitarían el apoyo de la coalición izquierdista Unidas Podemos (UP) y de varios pequeños partidos más. Pero el escenario de las negociaciones se plantea más difícil de lo esperado por las diversidad de visiones políticas.

 

El triunfo de la España progresista

Jaume Risquete / Analista internacional - España

La victoria del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Pedro Sánchez, con 123 diputados -de los 350 que tiene el Congreso-, a mucha distancia del Partido Popular (PP), que perdió 71 diputados y se quedó con el peor resultado de su historia (con 66), ha respondido a la enorme movilización de la España progresista para evitar un Gobierno formado por el bloque de derechas (PP más el liberal Ciudadanos) sumado al partido de ultraderecha neofranquista, Vox.

El mapa de España ahora es casi monocolor rojo del PSOE (7,5 millones de votos, el 29%) en una debacle del PP que ha perdido feudos tradicionales como la Comunidad de Madrid, Galicia o la Región de Murcia. Los socialistas han sido el partido más votado en 40 de las 50 provincias mientras el PP ha desaparecido del País Vasco y ha obtenido solo 1 de los 48 diputados en juego en Cataluña, región donde ha ganado por primera vez el independentista Esquerra Republicana

de Cataluña, con 1 millón de votos. El PSOE se ha beneficiado, por un lado, del voto útil de muchos exvotantes de Podemos para detener el ascenso de las tres derechas y, por otro lado, de la fragmentación del espacio de centro derecha, radicalizado por el discurso patriotero español, antiinmigración, antiizquierdista y antifeminista de Vox.

Un día después de la gran victoria progresista, el PSOE ha enviado un mensaje a Podemos, que ha propuesto un Gobierno de coalición: quieren gobernar en solitario con sus 123 diputados. Pedro Sánchez tiene que analizar bien el resultado de estas elecciones puesto que parte de este éxito electoral es por el nuevo votante procedente de un probable “voto prestado” de Podemos.

El 26 de mayo los españoles vuelven a votar en elecciones municipales, europeas y en algunas regiones autónomas. Veremos si allí se produce otro terremoto político.

Tags

Comentarios