Escucha esta nota aquí

Un retrato esculpido del joven faraón Tutankamón será subastado el jueves en Londres pese a las quejas del gobierno de El Cairo, que reclamó en vano la anulación de la venta y que la obra sea restituida a Egipto.

Este busto de cuarcita rojiza, de más de 3.000 años de antigüedad y 28,5 cm de altura, se estima en más de 4 millones de libras (4,5 millones de euros). Representa al dios Amón con los rasgos del faraón Tutankamón, "una forma de poner al gobernante al mismo nivel que los dioses", explica la casa de subastas Christie's, que organiza la venta.

Esta ha provocado la ira del ejecutivo egipcio, que en junio pidió a la casa de subastas que la anulase.

El Cairo también pidió "que cese la venta de todas las demás piezas egipcias en esta subasta prevista por Christie's los días 3 y 4 de julio, subrayando la importancia de obtener todos los certificados de adquisición" relativos a estos artículos.

"Es extremadamente importante establecer la propiedad reciente (de la obra) y la legalidad de la venta, lo que hicimos con toda claridad", reaccionó una portavoz de Christie's contactada por la AFP.

"No ofreceríamos a la venta ningún objeto cuya propiedad o exportación suscitara dudas", añadió, precisando que la embajada egipcia fue informada de la subasta.

En El Cairo, el exministro de Antigüedades Zahi Hawass dijo a AFP que el gobierno pretende llevar a Christie's a la justicia ya que "hasta ahora no han mostrado cualquier documento legal que demuestre la propiedad" del busto.

La pieza "corresponde a la 18º Dinastía, de unos 1.500 años antes de nuestra era. Pensamos que salió de Egipto en 1970" cuando se registraron varios robos importantes en el Templo de Karnak, dijo el experto.

Esta disputa entre Londres y El Cairo tiene lugar en pleno debate sobre el retorno de las obras de arte a sus países de origen, como lo ilustra la cuestión de los frisos del Partenón conservados en el Museo Británico de Londres y reclamados por Atenas durante décadas.

Chile, por su parte, negocia desde hace meses con este museo para recuperar, tal vez como préstamo a largo plazo, el moái Hoa Hakananai’a, el de mayor valor espiritual para la Isla de Pascua, situada en el Pacífico sur.

 

Comentarios