Escucha esta nota aquí

Las tensiones entre entre Etiopía y el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el etíope Tedros Adhanom Ghebreyesus, oriundo de la región de Tigré, se acentuaron este lunes durante una reunión de esa agencia de la ONU.

Etiopía volvió a criticar fuertemente al jefe de la OMS, tras haber denunciado, a mediados de enero, las opiniones de Tedros sobre la situación humanitaria en Tigré, una región que lleva en guerra más de un año.

El embajador etíope ante la ONU, Zenebe Kebede, fue interrumpido en dos ocasiones por el presidente de la reunión, que no le permitió terminar su discurso, explicándole que no era el lugar de hablar sobre ese asunto.

"Queremos expresar nuestra preocupación. Mi país, Etiopía, tuvo el gran honor de proponer" en 2017 a Tedros Tedros Adhanom Ghebreyesus para que fuese nombrado al frente de la OMS en 2017, declaró Kebede, quien lo acusó de aprovecharse de "su puesto para promover sus intereses políticos personales en detrimento de los intereses de Etiopía".

Tedros ha criticado varias veces la situación humanitaria en Tigré. El conflicto en esa región del norte de Etiopía ha causado miles de muertos, en tanto la zona está sometida, según la ONU, a un "bloqueo de facto" de la ayuda humanitaria.

El 12 de enero, el jefe de la OMS aseguró que "en ninguna otra parte del mundo asistimos a un infierno como en Tigré". Unos comentarios que, según el gobierno etíope, amenazan la integridad de la OMS.

A mediados de enero, Adís Abeba pidió a la agencia de la ONU que abra una investigación por "prevaricato" contra Tedros.

Comentarios