Escucha esta nota aquí

Sudáfrica inició negociaciones con la industria nuclear civil para un programa con capacidad de 2.500 megawatts destinado a tratar de resolver el problema recurrente de las desconexiones en el país, anunció el ministerio de Energía el domingo.

La principal fuente de electricidad de Sudáfrica, primera potencia industrial del continente, es el carbón. Pero esas centrales de carbón están envejeciendo y son mal cuidadas, lo que ha provocado desde hace dos años cortes de electricidad repetidos que afectan mucho la actividad económica del país, en recesión.

En ese contexto, el gobierno decidió obtener informaciones sobre "el costo" y la "durabilidad" de un programa nuclear de una capacidad de 2.500 MW, según un comunicado del ministerio de Energía. Los socios interesados son llamados a hacerse conocer ante las autoridades sudafricanas.

"Teniendo en cuenta del largo plazo de producción de una nueva capacidad nuclear, una planificación previa es necesaria para garantizar el suministro de energía" de Sudáfrica, agregó el ministerio.

Sudáfrica es el único país del continente  que tiene energía nuclear civil. 

Sus dos reactores de la central de Koeberg (suroeste), en servicio desde hace más de 30 años, producen 1.860 MW, o sea alrededor del 4% de la energía total del país.

El expresidente sudafricano, Jacob Zuma, obligado a renunciar en 2018, había lanzado un proyecto faraónico de seis a ocho nuevos reactores con capacidad total de 9.600 MW, pero su alto costo causaba polémica en un país con la economía frágil desde hace una década.