Escucha esta nota aquí

Suiza inaugura este viernes un nuevo túnel, llamado del Monte Ceneri, que constituye la tercera y última gran obra de un proyecto llamado a transformar el tráfico ferroviario del norte al sur de Europa a través de los Alpes.

Tras la apertura del túnel de Lotschberg en 2007, y del de Saint-Gothard en 2016, este nuevo túnel situado en el cantón del Tesino, al sur del país, es la última pieza de la Nueva Línea Ferroviaria a través de los Alpes (NLFA), que debería aportar fluidez al transporte de mercancías en un eje ferroviario que enlaza Róterdam, en Holanda, con la ciudad italiana de Génova.

El objetivo también es limitar el número de camiones que cruzan los Alpes, para que las mercancías transiten por el corredor ferroviario.

La obra, que en principio entrará en servicio en diciembre, permitirá reducir el tiempo de trayecto para los pasajeros, con varias conexiones.

Por ejemplo, la conexión entre Zúrich y Milán, que ya se vio acortada con el túnel de Saint-Gothard, pasará a durar 3h17 en un primer momento, y más adelante 3h, contra las 3h40 actuales.

En Suiza, el transporte de mercancías requirió durante mucho tiempo potentes locomotoras para superar los puertos de montaña y también grandes operaciones de carga y descarga, para cargar en la frontera los semirremolques en los trenes que cruzan el país. 

Pero este nuevo eje, gracias a su débil desnivel, facilitará enormemente el transporte transalpino.

"Es la última barrera que nos permite tener una línea llana a través de los Alpes", afirmó a la AFP Vincent Ducrot, director de la compañía federal de ferrocarril suiza (CFF), al margen de una presentación del túnel a la prensa la víspera de su inauguración.

"En el futuro podremos tener trenes de mercancías de 750 metros de largo que podrán transportar hasta 2.100 toneladas" por convoy, declaró, destacando las ventajas medioambientales de este tipo de transporte.

Con el túnel, el eje ferroviario podrá ser utilizado por el equivalente de 3.000 semirremolques, lo que comportaría una reducción de las emisiones de CO2 de "900 toneladas diarias", estimó.

El proyecto del siglo en Suiza 

El túnel, de 15,4 km, culmina a 329 metros sobre el nivel del mar y podrá acoger hasta 170 trenes de mercancías y 180 de viajeros al día.

Será inaugurado en su entrada por el flanco Norte, al son del coro de los Alpes con músicos de Tesino y de la Suiza alemana, para marcar simbólicamente la unión que facilitará el túnel entre el norte y el sur del país.

La presidenta de la confederación, Simonetta Sommaruga, cortará la cinta cuando el primer tren de mercancías pase por el túnel.

"Esta nueva línea de tren a través de los Alpes es la obra del siglo para nuestro país", declaró Sommaruga a la AFP.

"Es la mayor inversión que hayamos tenido nunca en nuestro país", agregó, considerando que se trata de "una señal fuerte a favor de una política de transporte inteligente".

Esta nueva línea costó unos 24.000 millones de francos suizos (26.400 millones de dólares, 22.700 millones de euros).