Escucha esta nota aquí

Artistas callejeros que se ganan la vida personificando a Supermán, Capitán América o Los Vengadores, marcharon este jueves en Ciudad de México clamando ayuda para enfrentar a un enemigo invisible, el coronavirus, que les está robando el trabajo.

Junto con payasos y otros personajes como Mario Bros o el oso Ted, estos superhéroes que se toman fotos con peatones y turistas a cambio de una propina, desfilaron entre el monumento a la revolución y el Zócalo, en el centro del DF, para pedir apoyo económico al Gobierno.

"Es una situación crítica, grave, en un foco rojo. Estamos muchos en la bancarrota porque hemos tenido que realizar otras actividades o vender incluso nuestros vestuarios u otras pertenencias para poder salir adelante", dijo Alberto Galván, vestido de Supermán, a la AFP.

Galván tuvo que recluirse en casa debido a la emergencia sanitaria decretada en el país a finales de marzo. La medida, que incluyó la suspensión de las actividades no esenciales y el cierre de comercios, dejó las calles vacías y a Supermán sin su empleo de fin de semana.

"Hemos respetado el tema de la pandemia, y hemos estado en casa como lo indican las autoridades, pero desgraciadamente esto ha sido un problema grave, económicamente, para todos los compañeros, artistas urbanos", señaló Berenice Vargas, representante de los artistas urbanos y  músicos del centro de la capital.

Autoridades sanitarias reportaron este jueves 19.224 casos confirmados de Covid-19 y 1.859 defunciones en el país, mientras la economía cayó 2,4% en el primer trimestre, según cifras preliminares.

El presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, que asegura que su prioridad en esta crisis son "los pobres", elevó a 25.600 millones de dólares el presupuesto para inversión social y proyectos clave. 

Los superhéroes callejeros, que se cuentan entre ese vasto grupo social, esperan que la repartición de beneficios les llegue para no perder la batalla.