Escucha esta nota aquí

La corte suprema de Brasil ratificó el miércoles una medida cautelar que obliga al gobierno federal a adoptar medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus entre las poblaciones indígenas.

La decisión fue aprobada por los once magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF), aunque uno de ellos se pronunció también por una rápida intervención para retirar a los "invasores", en general mineros ilegales, cuya presencia aumenta los riesgos de contagio en esas regiones.

El relator del caso, Luis Barroso, concedió en julio una medida cautelar solicitada por ONG indígenas y partidos de izquierda, que obligó al gobierno a instalar una treintena de barreras sanitarias, a crear una sala interdisciplinaria para administrar las medidas implementadas y a garantizar a esas comunidades el acceso al sistema de salud indígena.

Más de 600 indígenas fallecieron y al menos 22.000 contrajeron la enfermedad, según datos de la Articulación de Pueblos Indígenas de Brasil (APIB), que denuncia un "genocidio" de los pueblos originarios debido a la "omisión" del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Brasil es el segundo país del mundo, después de Estados Unidos, más castigado por la pandemia y ya contabiliza más de 97.000 fallecidos y 2,8 millones de casos confirmados de la enfermedad en total.

El presidente Bolsonaro, negacionista sobre la gravedad del coronavirus y partidario de explotar los recursos naturales de la Amazonía, sancionó en julio pasado un ley aprobada por el Congreso que ya prevé medidas para prevenir la diseminación del virus en territorios indígenas.

Sin embargo, el líder ultraderechista vetó varios artículos del texto, entre ellos el que buscaba asegurar el acceso a agua potable y la distribución gratuita de material de higiene y desinfección entre las comunidades indígenas. También rechazó la puesta a disposición, con carácter de urgencia, de camas en hospitales y unidades de terapia intensiva a los indígenas, así como la adquisición o facilitación de respiradores para ellos, la elaboración de material informativo sobre el patógeno y la instalación de puntos de internet en las aldeas.