Escucha esta nota aquí

La reedición de las caricaturas de Mahoma, el profeta del islam, por la revista satírica francesa Charlie Hebdo es un "gran pecado imperdonable" consideró el martes el Guía supremo de Irán, Alí Jamenei.

Con motivo de la apertura el 2 de septiembre del juicio en París de los atentados yihadistas contra Charlie Hebdo, policías y un supermercado judío, que dejaron 17 muertos en la capital francesa en enero de 2015, la revista volvió a divulgar en primera página las caricaturas de Mahoma. Éstas convirtieron a Charlie Hebdo en objetivo de los yihadistas.

Ridiculizar o insultar a Mahoma es pasible de la pena de muerte en la República islámica de Irán.

"El gran pecado imperdonable de una publicación francesa que ha insultado el rostro radiante y santo del gran Profeta revela una vez más la hostilidad y el rencor vicioso de las instituciones políticas y culturales del mundo  occidental hacia el islam y la comunidad musulmana" escribe el ayatolá Jamenei en un comunicado.

"El pretexto de la libertad de expresión invocado por algunos hombres políticos franceses para condenar este gran crimen debe ser rechazado como erróneo y demagógico" agrega, sin más detalles.

El presidente francés Emmanuel Macron había declarado sobre la publicación otra vez de estas caricaturas de Mahoma por Charlie Hebdo que "hay en Francia una libertad de blasfemar que está vinculada a la libertad de conciencia".

"Estoy aquí para proteger todas estas libertades", agregó.

La mayoría de los diarios conservadores y ultraconservadores iraníes habían reaccionado a estas palabras recordando que la ley francesa califica como delito la negación del Holocausto, y denunciaron con ello dos distintas varas de medir.