Escucha esta nota aquí

Tailandia decidió retrasar el lanzamiento de la campaña de vacunación con AstraZeneca, anunció este viernes (12.03.2021) un alto cargo de las autoridades sanitarias, en medio de temores de que la vacuna pueda provocar trombos.

"Aunque la calidad de AstraZeneca es buena, algunos países han pedido que se retrase" su uso y "nosotros también lo retrasaremos", declaró en rueda de prensa Piyasakol Sakolsatayadorn, asesor del comité nacional encargado de la campaña de vacunación contra COVID-19 en el país.

La campaña de vacunación con las dosis de Oxford/AstraZeneca debía comenzar el viernes, y el primer ministro Prayut Chan-O-Cha iba a ser el primero en recibir este producto ante las cámaras.

Pero a las 8:30 (1H30 GMT), el ex general a la cabeza del país no se presentó y la cita se canceló. Fue sustituida por una rueda de prensa de las autoridades sanitarias.

"La administración de vacunas a los tailandeses debe ser segura, no tenemos que apurarnos", declaró en rueda de prensa Piyasakol Sakolsatayadorn, asesor del comité nacional encargado de la campaña de vacunación contra COVID-19 en el país.

"Aunque la calidad de AstraZeneca es buena, algunos países han pedido que se retrase" su uso y "nosotros también lo retrasaremos", añadió.

La víspera Dinamarca, Islandia y Noruega anunciaron que suspendían las inyecciones con la vacuna de AstraZeneca contra COVID-19, invocando el principio de "precaución".

"Graves problemas de coagulación"

La Agencia nacional de salud danesa, la primera en anunciar la decisión, ha pedido precaución por "casos graves de coágulos de sangre en personas vacunadas", aunque "por el momento" no se ha establecido un vínculo entre la vacuna y estos trombos.

A principios de esta semana, Austria dejó de administrar un lote de estas vacunas después de la muerte de una enfermera de 49 años por "graves problemas de coagulación" días después de ser vacunada.

El laboratorio anglo-sueco y el gobierno británico reaccionaron el jueves para defender una vacuna "segura" y "eficaz".

"Esperamos hasta que Dinamarca y Austria informen sobre sus conclusiones", declaró el virólogo Yong Poovarawan.

"Lo retrasamos, el tiempo de que otros establezcan si (los efectos secundarios) son causados por la vacuna o si es solo en un lote específico", dijo el virólogo, añadiendo que el lote recibido por Tailandia se fabricó en Asia.

El país lanzó la campaña de vacunación hace un mes con la vacuna del laboratorio chino Sinovac. El personal sanitario fue el primero en vacunarse el 28 de febrero.

Cuando se recibieron las primeras vacunas del laboratorio chino, un alto cargo de la embajada china afirmó que eran la muestra del "fortalecimiento de las relaciones entre China y Tailandia":

Tailandia, que impone severas restricciones a todos los que entran en el país, ha logrado frenar la pandemia de coronavirus. Se han registrado unos 26.000 casos y se contabilizan 85 muertos por COVID-19.

Comentarios