Escucha esta nota aquí

Los talibanes aseguraron ayer que controlan todo Afganistán, tras afirmar haber capturado el valle de Panshir, donde el jefe de la resistencia local, Ahmad Masud, llamó a “levantarse” contra el nuevo régimen.

Tras su fulminante victoria sobre las tropas gubernamentales en agosto y la retirada de Estados Unidos hace una semana tras 20 años de guerra, los talibanes buscaban sofocar la resistencia parapetada en el montañoso valle del Panshir, cercano a Kabul.

“Con esta victoria, nuestro país salió por completo de la ciénaga de la guerra. La gente vivirá ahora en libertad, paz y prosperidad”, afirmó elportavoz del movimiento islamista, Zabihullah Mujahid.

Histórico bastión antitalibán, el valle de Panshir, famoso a finales de los años 1980 gracias al legendario comandante Ahmed Shá Masud, antes de su asesinato por Al Qaeda en 2001, alberga al Frente Nacional de Resistencia (FNR).

El jefe de esa fuerza, Ahmad Masud, hijo del comandante Masud, respondió a los talibanes llamando a la población a “levantarse por la dignidad, la libertad y la prosperidad” de Afganistán. El FNR afirma retener “posiciones estratégicas” en la zona y “continuar” con su lucha.

De su lado, y en una rueda de prensa en Kabul, el vocero de los talibanes advirtió ante nuevos intentos de insurgencia y llamó a los antiguos efectivos de las fuerzas armadas a integrarse en las tropas de su régimen.

Blinken en Catar

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, llegó el lunes por la noche a Catar, un actor clave en la crisis afgana.

Poco antes de su arribo, un alto funcionario norteamericano reveló que cuatro estadounidenses abandonaron Afganistán por tierra el lunes y que los talibanes habían sido informados previamente y “no les impidieron” hacerlo.

Se trata de las primeras salidas organizadas por Estados Unidos desde su retirada caótica del país.

Comentarios