Escucha esta nota aquí

La frontera de Ecuador con Colombia era ayer escenario de una relativa calma con policías apostados a ambos lados del cruce para impedir incidentes como el bloqueo que protagonizaron emigrantes venezolanos el lunes ante el requisito de visa para entrar a suelo ecuatoriano.

Los policías se encontraban desplegados en el límite territorial sobre el puente de Rumichaca, después de que anoche agentes colombianos tuvieran que hacer un uso de “fuerza limitada” para desalojar a cientos de venezolanos que habían bloqueado la vía de acceso al país desde Ecuador, interrumpida durante más de ocho horas.

“Queríamos tratar de ser mediadores, pero cuando hay bloqueos de vías ya nos toca actuar”, argumentó el coronel del Distrito Policial de Nariño, Álvaro López.

El responsable subrayó: “Queremos que se entienda que estamos aquí para ayudar a los venezolanos y tratar de que esta dificultad que tengan sea lo menos traumática posible”.

Las fuerzas de seguridad a ambos lados mantienen un bajo perfil y tratan de evitar el enfrentamiento en buena medida por la gran presencia de menores.

Tags

Comentarios