Escucha esta nota aquí

Dos hombres armados invadieron la noche del lunes la aldea del cacique Raoni Metuktire en la Amazonia brasileña y abrieron fuego en la comunidad, sin dejar heridos, denunció el martes el Instituto Raoni.

"Los individuos efectuaron 29 disparos e invadieron la tierra indígena Capoto/Jarina, siguiendo hasta la aldea Piaraçu, colocando en riesgo la vida de los 327 kayapós que allá viven", detalló el comunicado difundido por el Instituto. 

La aldea Piaraçu, vecina al territorio Xingú, se encuentra en el estado de Mato Grosso (centro-oeste de Brasil).

Según la denuncia, los hombres "destruyeron la barrera sanitaria construida por los propios indígenas para mantener el aislamiento social en la pandemia" de coronavirus.

Los líderes indígenas de la aldea llamaron a la policía, oficializaron la denuncia y anunciaron que tomarán medidas de precaución "para no ser sorprendidos por un nuevo ataque".

El cacique Raoni, cuya edad ronda los 90 años, estuvo hospitalizado en julio por úlceras gástricas, una infección intestinal y anemia. Recibió el alta hace un mes, cuando regresó a su aldea.

Caracterizado por sus coloridos tocados de plumas y el gran disco insertado en su labio inferior, Raoni recorrió el mundo durante las últimas tres décadas para crear conciencia sobre la amenaza de destrucción de la Amazonia.

En enero, recibió en Piaraçu a decenas de líderes indígenas para discutir estrategias de protección de sus tierras y de la Amazonia, frente a la ofensiva del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro a favor de la explotación minera y energética de la selva tropical.

Los indígenas denuncian el avance de las actividades ilícitas en sus tierras, que generan daños ambientales y colocan en riesgo a las comunidades tradicionales.

La Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) contabilizó nueve indígenas muertos en conflictos rurales en 2019, el número más alto en por lo menos una década.

En paralelo, los indígenas también enfrentan la propagación del nuevo coronavirus que a la fecha ha dejado más de 27.000 indígenas contagiados y 717 muertos, la mayoría de ellos en la Amazonía.

La Corte Suprema de Brasil ratificó a inicios de agosto una medida cautelar que obliga al gobierno federal a adoptar medidas para contener la propagación del nuevo coronavirus entre las poblaciones indígenas.

En vísperas del juicio, el célebre fotógrafo Sebastiao Salgado urgió a los once magistrados del Supremo Tribunal federal (STF) a tomar cartas en el asunto.

"Las invasiones [de tierras indígenas] son, como ustedes saben mejor que yo, completamente ilegales. Esas comunidades están protegidas por la Constitución y ustedes son el último recurso", afirmó Salgado.