Escucha esta nota aquí

Franco Aguirre, orureño de nacimiento, llevaba un año en Estados Unidos cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre de 2001. "Ese año estábamos viviendo en Virginia con mi esposa. Yo tenía un trabajo de colocar televisión por cable e Internet en casas y empresas. El 11 de septiembre estábamos en una zona que se llama Alexandria. Estábamos ajustando el primer televisor para una empresa y de repente vimos las imágenes de un edificio ardiendo. Era el World Trade Center de Nueva York", contó Aguirre en una charla este sábado en EL DEBER Radio.

Aguirre recordó que en ese momento en las noticias no tenían muy claro qué había sucedido. "Hablaban del choque de una avioneta. Con mi compañero de trabajo continuamos nuestro trabajo. Fuimos a otro domicilio y nos apurábamos a instalar el televisor para seguir viendo las noticias. En uno de ellos vimos en vivo cómo el segundo avión se estrellaba. Pensamos que podía haber sido un avión cisterna que había ido a apagar el fuego del primer impacto y perdió el control y se estrelló. No habían comentarios de que eran ataques terroristas hasta ese momento", continuó Aguirre en la transmisión radial. 

Aguirre y su colega después tuvieron que trasladarse cerca del  Pentágono, que queda en el condado de Arlington, ahí en Virginia. "Le dije a mi compañero de trabajo que lo que estaba pasando era algo histórico, que siguiera solo por lo que quedaba del día y yo vería lo que sucedía en el televisor que teníamos en la camioneta. Él subió a trabajar a un edificio. Estábamos estacionados a una cuadra y media del Pentágono. Yo estaba viendo la tele y de repente tembló la tierra. Eso me llamó mucho la atención. En ese momento no supe que había sido un avión porque no había distinguido previamente el sonido de uno, simplemente sentí como si fuera un temblor y luego el estruendo. Me di la vuelta y a mi espalda había mucho humo", explicó Aguirre.

Enseguida bajó su compañero de trabajo, temblaba y estaba a punto de llorar. Alcanzó a decirle: "Esto ya es un ataque, no es algo casual". Ambos se subieron a la camioneta para ir a la carretera y desde ahí encontrar un punto desde donde ver lo que había sucedido en el Pentágono. "Mi esposa me llama, me avisa de que había una orden nacional para que todo el mundo vuelva y se quede en sus casas. Yo le dije que aún no volvería porque lo que estaba pasando era algo histórico y quería quedarme un rato más observando lo que sucedía", mientras le decía eso, Aguirre veía una nube inmensa de humo saliendo de las paredes laterales del edificio del Pentágono.

Lo primero que pensó Aguirre fue que se trataba de una bomba. "No podía comprender que eso había sido un avión", repite. A los minutos empezaron a llegar las ambulancias y los bomberos. "Nosotros veíamos todo eso desde 300 metros", agregó. 

Posterior a ese hecho, Aguirre recordó que mientras avanzaba por el condado de Arlington, veía como la gente lloraba por las calles, algunos corrían despavoridos, otros se abrazaban entre ellos y lloraban.  

Franco Aguirre en la actualidad

Comentarios