Escucha esta nota aquí


Tempestades de arena provocaron hospitalizaciones, cierres de escuelas y perturbaciones del tráfico aéreo ayer en varios países de Oriente Medio.

Una tormenta de arena envolvió la capital de Arabia Saudita y otras regiones, dificultando la visibilidad y perturbando el tráfico vial.

Una espesa neblina gris hizo que edificios emblemáticos de Riad, como el rascacielos Centro del Reino, fueran casi imposibles de ver desde más de unos cientos de metros, aunque no se anunciaron retrasos ni cancelaciones de vuelos.

Condiciones similares eran observadas en otros países del Golfo como Bahréin, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

El fenómeno no es raro en una región conocida por sus desiertos, pero su frecuencia aumentó en los últimos meses, alimentado por sequías y bajas precipitaciones relacionadas con el cambio climático.

El centro de meteorología saudita pronosticó “vientos superficiales polvorientos” en el este y en Riad, “que reducen la visión horizontal”, según la agencia de prensa oficial.

Además, la cadena de televisión estatal Al-Ekhbariya informó que 1.285 personas fueron admitidas en los servicios de urgencias de los hospitales y centros de salud de Riad por dificultades respiratorias.

También se esperaban tempestades más al oeste, en las ciudades sagradas de La Meca y Medina, según el pronóstico.

Comentarios