Escucha esta nota aquí

Estados Unidos confirmó a James Story como nuevo embajador en Venezuela, el primero en diez años, pese a que los dos países tienen rotas sus relaciones diplomáticas y de que Washington no tiene personal diplomático en su embajada en Caracas.

El Senado de los Estados Unidos confirmó en una votación por aclamación el nombramiento de James Broward Story, propuesto en mayo pasado para el cargo por el presidente Donald Trump.

De este modo, Story será el primer embajador "extraordinario y plenipotenciario" de EE. UU. en Venezuela desde que en 2010 el fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, (1999-2013) expulsara al entonces enviado de Washington, Patrick Duddy.

Desde julio de 2018 Story era el encargado interino de negocios de la embajada, el más alto cargo en ausencia de embajador, y desempeñará su nuevo puesto desde la legación de EE. UU. en Colombia.

Desde enero de 2019, Estados Unidos no reconoce la legitimidad del presidente venezolano, Nicolás Maduro, sino al líder opositor Juan Guaidó, lo que llevó a la ruptura total de relaciones. Debido al reconocimiento de Guaidó, que fue seguido por medio centenar de países, entre ellos Alemania, el Gobierno de Maduro expulsó entonces a Story y a los diplomáticos estadounidenses de Caracas.

Estados Unidos también expulsó a los diplomáticos de Maduro en 2019 y actualmente reconoce como embajador al enviado de Guaidó, Carlos Vecchio, al que ha entregado los edificios diplomáticos de Venezuela en EE. UU.

Política de Biden hacia Venezuela

La confirmación de Story como embajador llega días después de las elecciones estadounidenses, en las que resultó ganador el candidato demócrata, Joe Biden, aunque Trump sigue insistiendo en que es víctima de un "fraude" que hasta ahora no ha podido demostrar.

El nuevo embajador debe desempeñar un papel clave en las relaciones con Venezuela durante la transición a la política que quiera dar el presidente electo Biden respecto a ese país, caracterizada ahora por la imposición de sanciones.

Story, de 50 años, fue anteriormente cónsul de Estados Unidos en Río de Janeiro y desempeñó cargos diplomáticos varios en Afganistán, Colombia, México y Mozambique.