Escucha esta nota aquí

Treinta y dos periodistas y colaboradores de prensa han sido asesinados en lo que va de año, según Reporteros Sin Fronteras (RSF), que señala que, aunque la cifra es menor a la del año pasado debido a la pandemia de Covid-19, sigue siendo preocupante.

Con motivo, este lunes, del Día Internacional del Fin de la Impunidad por los Crímenes Perpetrados contra Periodistas, RSF reitera su demanda al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de crear un puesto de "representante especial para la seguridad de los periodistas".

"Al secretario general le queda un poco más de un año para actuar y dejar un legado significativo en materia de lucha contra la impunidad y la protección de periodistas", espeta el secretario general de la ONG, Christophe Deloire, en una tribuna publicada el lunes en varios diarios.

"La designación de un miembro de su equipo como contacto privilegiado, la única acción concreta que ha realizado por el momento, no basta", lamenta.

En 2019, 49 periodistas fueron asesinados en el mundo, una cifra menor que la del año anterior, principalmente porque los periodistas han dejado de ir a las zonas de conflicto, según RSF.

La disminución del número de asesinatos de periodistas este año  - 29 y tres colaboradores de medios - se debe a que con la crisis sanitaria muchos no han ido al terreno, según RSF, que publicará su balance definitivo a finales de diciembre, como lo hace todos los años.

"El periodo Covid-19 ha cambiando la situación en el terreno. Menos periodistas han muerto, pero ha habido más presiones y abusos contra los periodistas", dice RSF. "Las amenazas son cada vez más sutiles y mucho más difícil de combatirlas", constata Christophe Deloire.

"En la última década, casi 1.000 periodistas han perdido la vida en el ejercicio de su trabajo, crímenes que quedan casi siempre impunes. Muchos de estos casos no han sido objeto de una verdadera investigación y los culpables nunca han tenido que responder de sus actos", lamenta, quejándose de la "falta de mecanismos internacionales eficaces".

La Federación Internacional de Periodistas (FIJ) ha emprendido, por su parte, una campaña mundial "para denunciar a los que ordenan los crímenes contra los periodistas, pero que quedan impunes, así como para exhortar a los gobiernos a que tomen medidas urgentes para acabar con la impunidad y proteger la libertad de prensa", según un comunicado.