Escucha esta nota aquí

En 2021, las elecciones presidenciales en Chile quedaban definidas como una coyuntura clave para el futuro de Latinoamérica. La victoria de Gabriel Boric, representante del movimiento estudiantil que en 2019 encabezó el estallido social que resultó en la redacción de una nueva Constitución, supuso un resonado triunfo para la izquierda de la región.

Lo que se ha venido a llamar como ola izquierdista logró grandes victorias en 2021. Perú, Chile y Honduras pasaron de mandatarios de centro o derecha a elegir a la izquierda después de mucho tiempo. Ecuador supuso el gran revés para la izquierda en América Latina. La victoria del derechista Guillermo Lasso dio cuenta de un agotamiento del proyecto de Rafael Correa y sucedido por Lenín Moreno, agravado por un giro de Moreno a favor del empresariado y la economía extractiva que terminó desatando grandes protestas.

Aún así, el panorama no es alentador para ningún país de la región. Todas las naciones, sin dejar a una sola fuera de la lista, han sido afectadas de formas económica, política y social debido a la pandemia del coronavirus. No obstante, los procesos electorales deben continuar y, prueba de ello, son las elecciones presidenciales que se celebrarán este año en Brasil, Colombia y Costa Rica.

Los comicios

Las elecciones generales de Costa Rica están previstas para el 6 de febrero. En esa fecha se deberá elegir al próximo presidente de la nación, dos vicepresidentes y 57 diputados de la Asamblea Legislativa. Se prevé que más de 3,5 millones de costarricenses acudan a las urnas a votar. Cabe mencionar que, si ninguno de los candidatos o candidatas a la presidencia obtiene más del 40 por ciento de los votos, se tendría que celebrar una segunda vuelta electoral, prevista para el 3 de abril de 2022.

Por otra parte, el 13 de marzo, más de 37 millones de colombianos acudirán a las urnas para elegir senadores y representantes para el Congreso. Luego de poco más de dos meses, el 29 de mayo escogerán a su nuevo presidente.

Está previsto que el presidente Iván Duque no se presente a la elección ya que la Constitución no contempla la reelección.

El izquierdista Gustavo Petro, quien perdió ante Duque en 2018, ha confirmado su participación luego que la Corte Constitucional del país ordenara en septiembre al Consejo Nacional Electoral (CNE) reconocer la personería jurídica de su movimiento político Colombia Humana.

Sergio Fajardo, exalcalde de Medellín y también excandidato en 2018, es otro de los políticos que buscarán llegar a la Casa de Nariño. Fajardo espera ser la opción de la coalición Centro Esperanza, que pronto realizará su elección interna.

El partido oficialista Centro Democrático estará representado por Óscar Iván Zuluaga, economista, empresario, político y exministro de Hacienda en el segundo periodo de gobierno de Álvaro Uribe (2006-2010).

La situación del país cafetero es similar a la de Chile, ya que este año pasó por un ciclo de protestas sociales, muy influenciadas por lo ocurrido en el país del sur.

Finalmente, el 3 de octubre se llevará a cabo la primera vuelta electoral en Brasil para escoger al presidente de la nación. En caso de que ninguno de los candidatos –al igual que en Costa Rica y Colombia– obtenga la mayoría representativa, tendrá que celebrarse una segunda vuelta. Se prevé que en estos comicios también se elijan senadores y diputados para el Congreso Nacional de Brasil. De acuerdo con cifras preliminares, más de 147 millones de brasileños están registrados para votar.

Está previsto que el presidente Jair Bolsonaro busque la reelección y también que se enfrente al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien ha manifestado sus intenciones de postularse y sería un rival de peso, según expertos.

Según varios sondeos, Lula lideraría las intenciones de voto con el 48 %, seguido por Bolsonaro con el 21 %. El exjuez y exministro de Justicia Sergio Moro y el abogado y excandidato Ciro Gomes buscarían también llegar al Palacio de la Alvorada y obtendrían alrededor del 8 % de los votos.

Las mismas encuestas revelan que, en caso de darse una segunda vuelta, Lula alcanzaría el 57% de los votos, frente al 21 % de Bolsonaro.

De acuerdo con los analistas de la prensa brasileña, los resultados de estos sondeos reflejan una realidad que se ha ido acentuando en los últimos meses: el endeble liderazgo de Bolsonaro, que marca una suerte de derecha de rasgos autoritarios, podría devenir en un escenario similar al ocurrido en Chile y estaríamos hablando del retorno de la izquierda a Brasil.

Comentarios