Escucha esta nota aquí

Los primeros tripulantes llegaron ayer a la nueva estación espacial china, en el marco de la más extensa misión de ese país, en pleno contexto de rivalidad tecnológica con Estados Unidos.

Es la primera misión espacial tripulada china desde hace cinco años y sus integrantes permanecerán en órbita tres meses.

En medio de un contexto de tensiones con Occidente, el resultado de esta misión es una cuestión de prestigio para Pekín, que se prepara para celebrar el centenario del Partido Comunista Chino (PCC) el 1 de julio.

El jueves por la tarde, la agencia espacial del gigante asiático anunció que la nave Shenzhou-12 se había acoplado con “éxito” a la estación Tiangong (“Palacio celestial”).

Siete horas antes, el cohete Larga Marcha-2F despegó con los tres tripulantes a las 09:22 horas locales (01:22 GMT), desde el centro de lanzamiento de Jiuquan, en el desierto de Gobi en el noroeste de China.

La televisión estatal CCTV transmitió en vivo desde el interior de la nave, donde los ocupantes levantaron las viseras de sus cascos para mostrar sus rostros sonrientes. /AFP



Comentarios