Escucha esta nota aquí

El Tribunal del Medio Ambiente de Chile confirmó este jueves el cierre definitivo del proyecto aurífero Pascua Lama, de propiedad de la minera canadiense Barrick Gold, por los daños ambientales provocados durante su construcción en la frontera entre Chile y Argentina.

El tribunal determinó "la clausura total y definitiva de Pascua Lama" y una multa de unos 9 millones de dólares (al cambio actual) para la minera Barrick Gold –la mayor compañía de explotación de oro del mundo-.

El fallo confirma la decisión que anunció en 2018 la Superintendencia de Medio Ambiente de cancelar este proyecto por no cumplir con la licencia ambiental que se le había otorgado.

"La magnitud del peligro de daño en la salud de las personas hace necesario el cierre del proyecto minero Pascua Lama al no parecer viables otras alternativas de funcionamiento seguro para el medioambiente y la salud de la población", indicó el fallo del tribunal chileno.

Pascua Lama estaba ubicado a unos 4.500 metros de altitud en una zona de glaciares en la Cordillera de Los Andes, en la frontera norte entre Chile y Argentina. El proyecto aurífero era fuertemente resistido en ambos países debido a los problemas medioambientales provocados.

Según el regulador chileno, Pascua Lama violaba 33 normativas medioambientales y causó daños a especies de fauna y flora nativa, así como por el monitoreo incompleto de glaciares y la descarga de aguas ácidas en un río cercano que abastecía a comunidades de la etnia diaguita.

"La Superintendencia obró dentro del ámbito de la legalidad ponderando correctamente los elementos de la proporcionalidad al optar por la sanción de clausura definitiva y no por una clausura parcial o temporal acotada", agregó el fallo del tribunal.

Pascua Lama iba a ser el mayor yacimiento de oro y plata del mundo con una inversión de unos 8.000 millones de dólares y debía estar operativo en 2014. Tenía previsto producir unas 615.000 onzas de oro y 18,2 millones de plata.

El proyecto se encontraba suspendido desde el 2013, luego de que la Superintendencia considerara insuficientes las obras realizadas por Barrick Gold para resguardar los cursos de agua aledaños al yacimiento.