Escucha esta nota aquí

El presidente estadounidense, Donald Trump, planea reunirse el martes con sus principales asesores económicos para analizar la participación de Estados Unidos en el acuerdo sobre el clima de París, del cual había dicho que pensaba retirarse.

Después de meses de incertidumbre, el multimillonario republicano parece a punto de decidir si acepta el acuerdo firmado en diciembre de 2015 para limitar el calentamiento global. 

Una retirada de Estados Unidos del acuerdo pondría en grave peligro los esfuerzos mundiales para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables de un cambio climático peligroso, según la mayoría de expertos. 

Estados Unidos es el segundo mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) en el mundo, después de China. 

Durante su campaña electoral, Trump calificó al cambio climático como un "engaño" perpetrado por China y se comprometió a excluir a su país del acuerdo de París una vez que asumiera como presidente. 

Pero después de cuatro meses trabajando en la Casa Blanca, el presidente asegura que aún no ha tomado una decisión oficial sobre el asunto.

De acuerdo con un alto responsable de la gestión ambiental del Departamento de Estado, David Balton, "el problema de Estados Unidos con el acuerdo de París todavía está en discusión dentro del gobierno".

"Con o sin EEUU"

Seis meses después de la conmoción que supuso la elección en Estados Unidos de un presidente escéptico sobre el cambio climático, los 196 firmantes del acuerdo de París para limitar el calentamiento del planeta reiniciaron este lunes reuniones en Bonn para empezar a aplicarlo.

El acuerdo de París comprometió a la comunidad internacional a actuar para limitar el alza de la temperatura "por debajo de +2°C" y "si es posible por debajo de +1,5°C" respecto a la era industrial, Los compromisos actuales son insuficientes y conducen a un alza de +3°C.

"Este acuerdo internacional es la única esperanza de supervivencia para los pequeños estados insulares", había declarado Thoriq Ibrahim, ministro de Medioambiente de Maldivas, en un comunicado publicado la víspera de la primera reunión en Bonn en la jornada.

Su declaración refleja la gran preocupación de los países más vulnerables al cambio climático, reforzada por la llegada al poder en Donald Trump y su decisión de no luchar contra el calentamiento del planeta.

Paula Caballero, experta del World Resources Institute, considera que una "retirada de Estados Unidos crearía dificultades, sí, pero no sería algo insuperable ni cambiaría el rumbo de la Historia".

Comentarios