Escucha esta nota aquí

Una Casa Blanca en crisis se apresuró ayer en tratar de calmar la inquietud pública por los reportes de que el yerno del presidente Donald Trump buscaba un enlace secreto de comunicaciones con Rusia, acusación que el mandatario  tildó de "mentiras fabricadas". Trump volvió el sábado de noche de su gira de nueve días por Oriente Medio y Europa, en un momento en el que la prensa realizaba nuevas revelaciones sobre los contactos entre Jared Kushner con Rusia.

Comentarios