Escucha esta nota aquí

El presidente estadounidense, Donald Trump, despidió ayer a un inspector del gobierno que investigaba al secretario de Estado, Mike Pompeo, informó un congresista demócrata.

El Departamento de Estado confirmó el despido del inspector general Steve Linick sin indicar el motivo de la destitución. 

El demócrata Eliot Engel, presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, declaró por su parte que Linick había abierto una investigación sobre Pompeo. 

"El hecho de que Linick haya sido despedido en mitad de semejante investigación sugiere fuertemente que se trata de un acto de represalia ilegal", añadió el congresista.  

Un asistente demócrata en el Congreso declaró bajo anonimato que Linick investigaba acusaciones según las cuales Pompeo abusó de una persona nombrada por el poder político para realizar tareas personales para él y su esposa. Pompeo viaja a menudo en el avión del gobierno junto con su esposa, Susan, lo cual suscita polémica ya que ella no tiene ningún cargo oficial. 

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró que el investigador despedido fue "castigado por haber cumplido honradamente su deber de protección de la Constitución" y de la "seguridad nacional". 

Linick, fiscal desde hace mucho tiempo, fue nombrado en 2013 por el predecesor de Trump, Barack Obama, para vigilar el uso de los 70.000 millones de dólares de la diplomacia estadounidense. 

Un portavoz del Departamento de Estado informó que el nuevo inspector general será Stephen Akard, un exasistente del vicepresidente Mike Pence

Desde el año pasado, Akard dirige la Oficina de Misiones Extranjeras del Departamento de Estado, que se encarga de las relaciones con los diplomáticos en Estados Unidos.